Información

¿Qué le sucede realmente al cuerpo humano durante el ayuno / inanición?

¿Qué le sucede realmente al cuerpo humano durante el ayuno / inanición?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Recientemente me encontré con un estudio de la ONU que defendía que el ayuno controlado puede ser beneficioso para el cuerpo humano y me fascinan las historias de supervivencia en la naturaleza contra todo pronóstico.

Me despertó el interés preguntar; qué exactamente le sucede a un cuerpo humano durante el ayuno y, en última instancia, la inanición?

Entiendo que hay un período de uso / agotamiento de glucógeno y el funcionamiento se ve afectado, pero lo que sucede médicamente con el cuerpo humano (órganos, músculos, proteínas, grasa corporal, procesos cognitivos, etc.) y en qué línea de tiempo (24 horas hasta la muerte). Leí que la halitosis es un efecto secundario interesante, etc.

Suponga que el cuerpo humano tiene un amplio acceso al agua y puede evitar la deshidratación.


En realidad, el cuerpo entra en estado de ayuno aproximadamente ocho horas después de la última comida, generalmente cuando el hombre termina de absorber los nutrientes de la comida.
Normalmente, la glucosa corporal, que se almacena en el hígado y los músculos, es su principal fuente de energía. Cuando está en ayunas, su cuerpo utiliza la glucosa que ha almacenado para proporcionar energía. Si todavía está en ayunas después de que se agote esta reserva, su cuerpo comenzará a quemar grasa para crear energía, lo que provocará una pérdida de peso. Después de ayunar durante unos días, habrá un nivel más alto de endorfinas en la sangre, lo que hará que esté más alerta y, extrañamente, le dará una sensación de bienestar mental. Eventualmente, si se muere de hambre durante demasiado tiempo, su cuerpo comenzará a descomponer las proteínas musculares para crear energía (es por eso que, durante la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los prisioneros de guerra en poder de los japoneses eran muy delgados: estaban hambrientos y para sobrevivir. , sus cuerpos tenían que 'comerse' su propio músculo) Técnicamente, la inanición es cuando su cuerpo comienza a comer su proteína, es decir, músculo.
Durante la inanición, su cuerpo se adelgazará, porque su grasa se ha quemado y su músculo está siendo "devorado". Obviamente, esto conduce a la debilidad. Cuando se quema la grasa, atraviesa un proceso de desintoxicación que se debe a que las toxinas almacenadas en la grasa corporal se disuelven y eliminan del cuerpo. Sus riñones son muy eficientes para poder mantener el agua y las sales del cuerpo, como el potasio y el sodio. Pero estos se pueden perder a través de la transpiración. Esto eventualmente conduce a la deshidratación que le hace muchas cosas a su cuerpo, como: no permitir que su cuerpo regule la temperatura corporal; su corazón trabaja más duro (la mayor parte del agua está en su sangre (aproximadamente% $ 60 $) y cuando pierde el agua, su corazón tiene que 'ponerse al día' y bombear más para mantener el flujo de sangre y enfriarlo - ahora, su el corazón está trabajando más duro, lo que podría aumentar el riesgo de agotamiento por calor); puede sentirse de mal humor, somnoliento, confundido, olvidadizo. Estas son muchas cosas que suceden cuando su cuerpo se ve privado de lo que necesita en términos de alimentos y líquidos.

Esto es lo que sucede, y esto es muy general, cuando su cuerpo está en su modo de inanición. Estoy seguro de que hay muchas más cosas, pero solo podría dar una breve respuesta.


Fisiología del ayuno & # 8211 Parte II

Existen muchos conceptos erróneos sobre el ayuno. Es útil repasar la fisiología de lo que le sucede a nuestro cuerpo cuando no comemos nada.

La glucosa y la grasa son las principales fuentes de energía del cuerpo. Si la glucosa no está disponible, entonces el cuerpo se ajustará usando grasa, sin ningún efecto perjudicial para la salud. Esto es simplemente una parte natural de la vida. Los períodos de escasa disponibilidad de alimentos siempre han formado parte de la historia de la humanidad. Se han desarrollado mecanismos para adaptarse a este hecho de la vida paleolítica. La transición del estado alimentado al estado de ayuno se produce en varias etapas.

  1. Alimentación: durante las comidas, se elevan los niveles de insulina. Esto permite que la captación de glucosa en tejidos como el músculo o el cerebro se utilice directamente como energía. El exceso de glucosa se almacena como glucógeno en el hígado.
  2. La fase post-absortiva: 6-24 horas después de comenzar el ayuno. Los niveles de insulina comienzan a descender. La descomposición del glucógeno libera glucosa para obtener energía. Las reservas de glucógeno duran aproximadamente 24 horas.
  3. Gluconeogénesis & # 8211 24 horas a 2 días - El hígado produce nueva glucosa a partir de aminoácidos en un proceso llamado “gluconeogénesis”. Literalmente, esto se traduce como "hacer nueva glucosa". En las personas no diabéticas, los niveles de glucosa descienden pero se mantienen dentro del rango normal.
  4. Cetosis - 2-3 días después de comenzar el ayuno & # 8211 Los bajos niveles de insulina alcanzados durante el ayuno estimulan la lipólisis, la descomposición de la grasa para obtener energía. La forma de almacenamiento de grasa, conocida como triglicéridos, se divide en la columna vertebral de glicerol y tres cadenas de ácidos grasos. El glicerol se usa para la gluconeogénesis. Los ácidos grasos se pueden utilizar directamente para obtener energía en muchos tejidos del cuerpo, pero no en el cerebro. Los cuerpos cetónicos, capaces de cruzar la barrera hematoencefálica, se producen a partir de ácidos grasos para que los utilice el cerebro. Después de cuatro días de ayuno, aproximadamente el 75% de la energía utilizada por el cerebro es proporcionada por las cetonas. Los dos tipos principales de cetonas producidas son beta hidroxibutirato y acetoacetato, que pueden aumentar más de 70 veces durante el ayuno.
  5. Fase de conservación de proteínas & # 8211 & gt5 días: los altos niveles de hormona del crecimiento mantienen la masa muscular y los tejidos magros. La energía para el mantenimiento del metabolismo basal se satisface casi en su totalidad mediante el uso de ácidos grasos libres y cetonas. Los niveles elevados de noradrenalina (adrenalina) previenen la disminución de la tasa metabólica.

El cuerpo humano tiene mecanismos bien desarrollados para lidiar con períodos de baja disponibilidad de alimentos. En esencia, lo que estamos describiendo aquí es el proceso de pasar de quemar glucosa (a corto plazo) a quemar grasa (a largo plazo). La grasa es simplemente la energía alimentaria almacenada en el cuerpo. En tiempos de baja disponibilidad de alimentos, los alimentos almacenados se liberan naturalmente para llenar el vacío. Así que no, el cuerpo no "quema músculo" en un esfuerzo por alimentarse hasta que se utilizan todas las reservas de grasa.

Adaptación hormonal

El ayuno es la estrategia más eficiente y consistente para disminuir los niveles de insulina. Esto se notó por primera vez hace décadas y se aceptó ampliamente como cierto. Es bastante simple y obvio. Todos los alimentos aumentan la insulina, por lo que el método más eficaz para reducir la insulina es evitar todos los alimentos. Los niveles de glucosa en sangre permanecen normales, ya que el cuerpo comienza a quemar grasa para obtener energía. Este efecto se observa con períodos de ayuno tan cortos como 24-36 horas. Los ayunos de mayor duración reducen la insulina de manera aún más drástica. Más recientemente, se ha estudiado el ayuno diario alterno como una técnica aceptable para reducir la insulina.

También se ha demostrado que el ayuno regular, además de reducir los niveles de insulina, mejora significativamente la sensibilidad a la insulina. Este es el eslabón perdido en el rompecabezas de la pérdida de peso. La mayoría de las dietas reducen los alimentos altamente secretores de insulina, pero no abordan el problema de la resistencia a la insulina. Al principio se pierde peso, pero la resistencia a la insulina mantiene altos los niveles de insulina y el peso corporal establecido. El ayuno es un método eficaz para reducir la resistencia a la insulina.

Bajar la insulina libera al cuerpo del exceso de sal y agua. La insulina provoca retención de agua y sal en el riñón. Las dietas estilo Atkins a menudo causan diuresis, la pérdida de exceso de agua, lo que lleva a la afirmación de que gran parte de la pérdida de peso inicial es agua. Si bien es cierto, la diuresis es beneficiosa para reducir la hinchazón y sentirse "más ligero". Algunos también pueden notar una presión arterial ligeramente más baja. También se ha observado que el ayuno tiene un período temprano de rápida pérdida de peso. Durante los primeros cinco días, la pérdida de peso promedia 0.9 kg / día, excediendo con creces la restricción calórica y probablemente debido a una diuresis de sal y agua.

Hormona de crecimiento

Se sabe que la hormona del crecimiento aumenta la disponibilidad y utilidad de las grasas como combustible. También ayuda a preservar la masa muscular y la densidad ósea. Se sabe que la secreción es pulsátil, lo que dificulta la medición precisa. La secreción de la hormona del crecimiento disminuye de manera constante con la edad. Uno de los estímulos más potentes para la secreción de la hormona del crecimiento es el ayuno. Durante un período de ayuno de cinco días, la secreción de la hormona del crecimiento aumentó a más del doble. El efecto fisiológico neto es mantener la masa de tejido muscular y óseo durante el período de ayuno.

Electrolitos

Las preocupaciones sobre la desnutrición durante el ayuno están fuera de lugar. La insuficiencia de calorías no es una preocupación importante, ya que las reservas de grasa son bastante abundantes. La principal preocupación es el desarrollo de la deficiencia de micronutrientes. Sin embargo, incluso estudios prolongados sobre el ayuno no han encontrado evidencia de desnutrición. Los niveles de potasio pueden disminuir levemente, pero incluso dos meses de ayuno continuo no disminuyen los niveles por debajo de 3.0 mEq / L, incluso sin el uso de suplementos. Esta duración del ayuno es mucho más larga de lo que generalmente se recomienda. Los niveles de magnesio, calcio y fósforo durante el ayuno son estables. Presumiblemente, esto se debe a las grandes reservas de estos minerales en los huesos. El noventa y nueve por ciento del calcio y el fósforo del cuerpo se almacena en los huesos. El uso de un suplemento multivitamínico proporcionará la cantidad diaria recomendada de micronutrientes. Se mantuvo un ayuno terapéutico de 382 días con solo un multivitamínico sin efectos nocivos para la salud. En realidad, este hombre sostuvo que se había sentido muy bien durante todo este período. La única preocupación puede ser una ligera elevación del ácido úrico que se ha descrito en ayunas.

Los niveles de adrenalina aumentan para que tengamos suficiente energía para ir a buscar más comida. Por ejemplo, 48 horas de ayuno producen un aumento del 3,6% en la tasa metabólica, no el temido "cierre" metabólico. En respuesta a un ayuno de 4 días, el gasto energético en reposo aumentó hasta un 14%. En lugar de ralentizar el metabolismo, el cuerpo lo acelera. Presumiblemente, esto se hace para que tengamos energía para salir y encontrar más comida.

Esto es realmente muy interesante. El ayuno, pero no las dietas bajas en calorías, da como resultado numerosas adaptaciones hormonales que parecen ser muy beneficiosas en muchos niveles. En esencia, el ayuno hace que el cuerpo pase de quemar azúcar a quemar grasa. El metabolismo en reposo NO disminuye sino que aumenta. Estamos, efectivamente, alimentando nuestros cuerpos a través de nuestra propia grasa. Estamos & # 8216 comiendo & # 8217 nuestra propia grasa. Esto tiene mucho sentido. La grasa, en esencia, es comida almacenada. De hecho, los estudios muestran que la quema de grasa inducida por la epinefrina (adrenalina) no depende de la disminución del azúcar en sangre.

Recuerde nuestra discusión anterior sobre cómo funciona la insulina. La grasa es un alimento almacenado a largo plazo, como el dinero en el banco. Los alimentos a corto plazo se almacenan como glucógeno, como dinero en la billetera. El problema que tenemos es cómo acceder al dinero en el banco. A medida que nuestra billetera se agota, nos ponemos nerviosos y salimos a llenarla nuevamente. Esto nos impide tener acceso al dinero del banco.

La grasa se almacena en el & # 8216bank & # 8217. A medida que nuestro glucógeno & # 8216wallet & # 8217 se agota, nos da hambre y queremos comer. Eso nos da hambre, a pesar de que hay más que suficiente & # 8216food & # 8217 almacenado como grasa en el & # 8216bank & # 8217. ¿Cómo llegamos a esa grasa para quemarla? El ayuno proporciona una manera fácil de entrar.


¿Qué le hace el ayuno al metabolismo?

Cuando limita severamente las calorías, su cuerpo detecta esta escasez de combustible y ralentiza su funcionamiento para conservar energía. En lugar de impulsar su metabolismo, puede experimentar una supresión de su metabolismo en reposo de hasta un 20 por ciento. Su metabolismo en reposo se basa en la energía que su cuerpo utiliza para alimentar funciones básicas, como bombear sangre y respirar. Estas actividades no se detienen, su cuerpo simplemente se vuelve más eficiente y quema menos calorías para realizarlas de lo que haría cuando se alimenta adecuadamente.

Esta es una de las razones por las que las dietas muy bajas en calorías y los ayunos no suelen producir los resultados esperados. Su cuerpo está luchando contra lo que percibe como inanición al reducir la velocidad a la que quema calorías.


El ayuno acelera el metabolismo humano, muestra un estudio

El ayuno puede ayudar a las personas a perder peso, pero una nueva investigación sugiere que no comer también puede aumentar la actividad metabólica humana, generar antioxidantes y ayudar a revertir algunos efectos del envejecimiento. Los científicos del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa de la Universidad de Graduados (OIST) y de la Universidad de Kyoto identificaron 30 sustancias no declaradas previamente cuya cantidad aumenta durante el ayuno e indican una variedad de beneficios para la salud.

"Hemos estado investigando el envejecimiento y el metabolismo durante muchos años y decidimos buscar efectos desconocidos sobre la salud en el ayuno humano", dijo el Dr. Takayuki Teruya, primer autor del artículo y técnico de la Unidad de Células G0 de OIST, dirigida por el Prof. Mitsuhiro. Yanagida. "Contrariamente a la expectativa original, resultó que el ayuno inducía la activación metabólica de manera bastante activa".

El estudio, publicado el 29 de enero de 2019 en Informes científicos, presenta un análisis de sangre humana completa, plasma y glóbulos rojos extraídos de cuatro individuos en ayunas. Los investigadores monitorearon los niveles cambiantes de metabolitos, sustancias formadas durante los procesos químicos que otorgan energía a los organismos y les permiten crecer. Los resultados revelaron 44 metabolitos, incluidos 30 que no se habían reconocido previamente, que aumentaron universalmente entre los sujetos entre 1,5 y 60 veces en tan solo 58 horas de ayuno.

En investigaciones anteriores, la Unidad de Células G0 identificó varios metabolitos cuyas cantidades disminuyen con la edad, incluidos tres conocidos como leucina, isoleucina y ácido oftálmico. En las personas en ayunas, estos metabolitos aumentan de nivel, lo que sugiere un mecanismo por el cual el ayuno podría ayudar a aumentar la longevidad.

"Estos son metabolitos muy importantes para el mantenimiento de la actividad muscular y antioxidante, respectivamente", dijo Teruya. "Este resultado sugiere la posibilidad de un efecto rejuvenecedor con el ayuno, que no se conocía hasta ahora".

Los metabolitos dan pistas sobre el mecanismo y los efectos sobre la salud

El cuerpo humano tiende a utilizar los carbohidratos para obtener energía rápidamente, cuando están disponibles. Cuando se muere de hambre de carbohidratos, el cuerpo comienza a saquear sus reservas de energía alternativas. El acto de "sustitución de energía" deja un rastro de evidencia, a saber, metabolitos conocidos como butiratos, carnitinas y aminoácidos de cadena ramificada. Se ha demostrado que estos marcadores bien conocidos de sustitución de energía se acumulan durante el ayuno.

Pero el ayuno parece provocar efectos mucho más allá de la sustitución de energía. En su análisis exhaustivo de la sangre humana, los investigadores observaron marcadores de ayuno establecidos y muchos más. Por ejemplo, encontraron un aumento global de sustancias producidas por el ciclo del ácido cítrico, un proceso por el cual los organismos liberan energía almacenada en los enlaces químicos de carbohidratos, proteínas y lípidos. El marcado aumento sugiere que, durante el ayuno, las pequeñas centrales eléctricas que hacen funcionar cada célula se ponen a toda marcha.

El ayuno también pareció mejorar el metabolismo de la purina y la pirimidina, sustancias químicas que desempeñan funciones clave en la expresión génica y la síntesis de proteínas. El hallazgo sugiere que el ayuno puede reprogramar qué proteínas construyen las células en qué momento, alterando así su función. El cambio puede promover la homeostasis en las células o servir para editar su expresión génica en respuesta a las influencias ambientales.

Cuando se metabolizan, la purina y la pirimidina también aumentan la producción de antioxidantes del cuerpo. Se encontró que varios antioxidantes, como la ergotioneína y la carnosina, aumentaron significativamente durante el período de estudio de 58 horas. Los antioxidantes sirven para proteger las células de los radicales libres producidos durante el metabolismo. Los productos de una vía metabólica llamada "vía de las pentosas fosfato" también mantienen los efectos dañinos de la oxidación y, de manera similar, se observó que aumentaban durante el ayuno, pero solo en el plasma.

¿Nuevos beneficios para la salud del ayuno?

Los autores sugieren que estos efectos antioxidantes pueden ser la principal respuesta del cuerpo al ayuno, ya que la inanición puede fomentar un ambiente interno peligrosamente oxidativo. Su estudio exploratorio proporciona la primera evidencia de antioxidantes como marcador de ayuno. Además, el estudio introduce la noción novedosa de que el ayuno podría impulsar la producción de varios metabolitos relacionados con la edad, abundantes en los jóvenes, pero agotados en los ancianos.

"Estudios recientes sobre el envejecimiento han demostrado que la restricción calórica y el ayuno tienen un efecto de prolongación de la vida útil de los animales modelo, pero el mecanismo detallado sigue siendo un misterio", dijo Teruya. "Podría ser posible verificar el efecto anti-envejecimiento desde varios puntos de vista mediante el desarrollo de programas de ejercicio o fármacos capaces de provocar una reacción metabólica similar al ayuno".

Los hallazgos amplían las ideas establecidas de lo que el ayuno podría hacer por la salud humana. El siguiente paso sería replicar estos resultados en un estudio más amplio o investigar cómo los cambios metabólicos podrían desencadenarse por otros medios.

"La gente está interesada en saber si los seres humanos pueden disfrutar de los efectos de la prevención de enfermedades metabólicas y prolongar la vida mediante el ayuno o la restricción calórica, como ocurre con los animales modelo", dijo Teruya. "Se espera que la comprensión de los cambios metabólicos causados ​​por el ayuno nos dé sabiduría para mantener la salud".


Mitos del ayuno

Hay muchos mitos asociados con el ayuno. Estos mitos se han repetido con tanta frecuencia que a menudo se perciben como verdades infalibles. Algunos de estos mitos incluyen:

  • El ayuno te pone en modo de "hambre"
  • El ayuno te abrumará de hambre
  • El ayuno provoca comer en exceso cuando reanuda la alimentación
  • El ayuno te hará perder mucho músculo
  • El ayuno causa hipoglucemia
  • El cerebro necesita glucosa para funcionar
  • Es simplemente "una locura"

A pesar de que han sido refutados hace mucho tiempo, estos mitos del ayuno aún persisten. Si fueran ciertas, ninguno de nosotros estaría vivo hoy.

¿El ayuno quema los músculos y empeora la salud del cerebro?

Considere las consecuencias de quemar músculo para obtener energía. Durante los largos inviernos, había muchos días en los que no había comida disponible. Después del primer episodio, quedaría gravemente debilitado. Después de varios episodios repetidos, estaría tan débil que no podría cazar ni recolectar comida. Los humanos nunca hubieran sobrevivido como especie.

La mejor pregunta sería por qué el cuerpo humano almacenaría energía en forma de grasa si en su lugar planeara quemar proteínas. La respuesta, por supuesto, es que no quema músculo siempre que haya otro combustible disponible, como la grasa. Fue solo un mito.

Existe otro mito persistente de que las células cerebrales requieren glucosa para funcionar correctamente. Esto es incorrecto. Los cerebros humanos, únicos entre los animales, pueden utilizar cetonas como principal fuente de combustible durante la inanición prolongada, lo que permite la conservación de proteínas como el músculo esquelético.

Nuevamente, considere las consecuencias si la glucosa fuera absolutamente necesaria para la supervivencia. Los humanos no sobrevivirían como especie. Después de 24 horas, la glucosa se agota y nos convertimos en idiotas llorosos mientras nuestros cerebros se apagan. Nuestro intelecto, nuestra única ventaja frente a los animales salvajes, comienza a desaparecer. Los humanos pronto se habrían extinguido.

La grasa es simplemente la forma en que el cuerpo almacena energía alimentaria a largo plazo, y la glucosa / glucógeno es la solución a corto plazo. Cuando se agotan las reservas a corto plazo, el cuerpo recurre a las reservas a largo plazo sin problemas.

El ayuno quema grasa, no músculo

Los estudios de ayuno diario alterno, por ejemplo, muestran que la preocupación por la pérdida de masa muscular está en gran parte fuera de lugar. El ayuno diario alterno durante 70 días disminuyó el peso corporal en un 6%, pero la masa grasa disminuyó en un 11,4%. La masa magra (incluidos los músculos y los huesos) no cambió en absoluto. Se observaron mejoras significativas en los niveles de colesterol LDL y triglicéridos. La hormona del crecimiento aumenta para mantener la masa muscular. Los estudios de comer una sola comida al día encontraron una pérdida de grasa significativamente mayor a pesar de la misma ingesta calórica. Es importante destacar que no se encontró evidencia de pérdida muscular.

Más recientemente, un ensayo aleatorizado de ayuno versus restricción calórica no encontró evidencia de que el músculo se & # 8216 quema & # 8217 durante el ayuno. En este ensayo, el grupo de ayuno siguió un protocolo de ayuno de 36 horas cada dos días (ayuno diario alterno o ADF).

Según algunos & # 8216expertos & # 8217, el ayuno quemará aproximadamente ⅓ de libra de músculo por día. Esto equivale a 1 libra de músculo por semana, y en el transcurso de un estudio de 32 semanas, el grupo en ayunas debería perder 32 libras de músculo. La cantidad REAL de masa magra perdida fue de 1,2 kg (2,6 libras), pero lo que es más importante, fue MENOS que la restricción calórica (1,6 kg). Además, se pierde algo de masa magra durante la pérdida de peso (piel, tejido conectivo) y el porcentaje de masa magra AUMENTÓ en un 2,2% durante el ayuno.

Mi experiencia clínica es la misma. Habiendo tratado a más de mil pacientes con ayuno, el número total que se ha quejado de debilidad muscular persistente es un total de cero. Observe también cómo el ayuno quema más del DOS VECES la cantidad de grasa del tronco peligrosa, también conocida como grasa abdominal. Esta grasa alrededor de la sección media es mucho más dañina para la salud que la grasa que se encuentra debajo de la piel.

Modo de hambre

Considere una analogía. Un congelador almacena alimentos a largo plazo y un refrigerador se usa para almacenamiento a corto plazo. Supongamos que tres veces al día, todos los días, vamos al mercado a comprar comida. Algunos van al frigorífico, pero el exceso al congelador. Pronto un congelador no es suficiente, entonces compramos otro, luego otro. Durante un período de décadas, tenemos diez congeladores y ningún otro lugar para colocarlos. La comida en el congelador no se come porque tres veces al día, todavía compramos más comida. Simplemente no hay razón para sacar la comida del congelador. ¿Qué pasaría si, un día, decidimos no comprar comida? ¿Se apagaría todo en "modo de inanición"? Nada mas lejos de la verdad. Primero vaciaríamos el refrigerador. Entonces la comida, tan cuidadosamente almacenada en el congelador, sería liberada.

Entonces, en el caso del cuerpo, la glucosa se usa para obtener energía a corto plazo y la grasa para el almacenamiento a largo plazo (el congelador). La grasa no se quema cuando hay suficiente glucosa disponible. Durante décadas de abundante glucosa, proliferan las reservas de grasa. ¿Qué pasaría si la glucosa no estuviera disponible de repente? ¿Se apagaría todo en "modo de inanición"? Nada mas lejos de la verdad. Se liberaría energía, tan cuidadosamente almacenada como grasa.

El modo de hambre, como se le conoce popularmente, es el misterioso boogieman que siempre se plantea para asustarnos y no perdernos ni una sola comida. Durante un año, se consumen aproximadamente 1000 comidas. En un lapso de 60 años, esto equivale a 60.000 comidas. Pensar que saltarse tres comidas de las 60.000 de alguna manera causará un daño irreparable es simplemente absurdo. La degradación del tejido muscular ocurre a niveles extremadamente bajos de grasa corporal, aproximadamente el 4%. Esto no es algo de lo que la mayoría de la gente deba preocuparse. En este punto, no hay más grasa corporal para movilizar para obtener energía y se consume tejido magro. El cuerpo humano ha evolucionado para sobrevivir a períodos episódicos de inanición. La grasa es energía almacenada y el músculo es tejido funcional. La grasa se quema primero. Esto es similar a almacenar una gran cantidad de leña pero decidir quemar el sofá en su lugar. Eso simplemente no tiene sentido. El cuerpo conserva la masa muscular hasta que la grasa corporal se vuelve tan baja que no tiene otra opción.

El otro mito persistente del "modo de inanición" es que el metabolismo basal disminuye severamente y nuestros cuerpos "se apagan". Esto también es muy desventajoso para la supervivencia de la especie humana. Si, después de un solo día de ayuno, el metabolismo disminuyó, entonces tendríamos menos energía para cazar o recolectar alimentos. Con menos energía, es menos probable que obtengamos comida. Entonces, pasa otro día y nos sentimos aún más débiles, lo que nos hace aún menos propensos a conseguir comida. Este es un círculo vicioso al que la especie humana no habría sobrevivido. Una vez más, simplemente no tiene sentido. De hecho, no hay especies de animales, incluidos los humanos, que hayan evolucionado para requerir tres comidas al día, todos los días. Ya hemos visto en un post anterior que el gasto energético en reposo (REE) sube, no baja durante el ayuno. El metabolismo acelera, no se apaga.

Nuevamente, en el estudio más reciente, la restricción calórica redujo la tasa metabólica en reposo (RMR) en un promedio de 76 calorías por día (estadísticamente significativo), mientras que el grupo en ayunas solo redujo la RMR en 29 calorías por día (NO estadísticamente significativo). En otras palabras, la restricción calórica redujo el metabolismo, pero el ayuno no.

No tengo claro dónde se originó este mito. La restricción calórica diaria conduce a una disminución del metabolismo, por lo que la gente asumió que esto simplemente aumentaría a medida que la ingesta de alimentos se redujera a cero. Esto está mal. Si depende de los alimentos para obtener energía, la disminución de los alimentos conducirá a una disminución de la ingesta de energía, que se verá acompañada por una disminución del gasto energético. Sin embargo, a medida que la ingesta de alimentos llega a cero, el cuerpo cambia las entradas de energía de los alimentos a los alimentos almacenados (grasas). Esto aumenta significativamente la disponibilidad de "alimentos" y va acompañado de un aumento en el gasto energético.

El experimento de hambre de Minnesota

Entonces, ¿qué pasó en el Experimento de Hambruna de Minnesota? Estos participantes no estaban en ayunas. Estaban comiendo una dieta baja en calorías. No se permitió que ocurrieran las adaptaciones hormonales al ayuno. En respuesta a un período prolongado de disminución de la ingesta de alimentos, el cuerpo hace el ajuste para reducir la ETE.

Todo cambia cuando la ingesta de alimentos llega a cero (ayuno). El cuerpo, obviamente, no puede reducir la TEE a cero. En cambio, el cuerpo ahora pasa a quemar la grasa almacenada en nuestro cuerpo. Después de todo, eso es precisamente, exactamente para lo que se puso allí. Nuestra grasa corporal se utiliza como alimento cuando no hay alimentos disponibles. No se pone ahí por apariencia.

Cambio de combustibles

Las mediciones fisiológicas detalladas muestran que la ETE se mantiene o, a veces, incluso aumenta durante la duración de un ayuno. El ayuno diario alterno durante 22 días no encontró una disminución apreciable en la ETE. No había modo de "inanición". No hubo disminución del metabolismo. La oxidación de grasas aumentó un 58% mientras que la oxidación de carbohidratos disminuyó de un 53%. Esto significa que el cuerpo ha comenzado a pasar de quemar azúcar a quemar grasa sin una disminución general de la energía. Cuatro días de ayuno en realidad aumentan el TEE en un 12%. Los niveles de norepinefrina (adrenalina) se dispararon un 117% para mantener la energía. Los ácidos grasos aumentaron más del 370% a medida que el cuerpo pasó a quemar grasa. Las mediciones de insulina disminuyeron un 17%. Los niveles de glucosa en sangre cayeron levemente pero se mantuvieron en el rango normal.

Todas las adaptaciones increíblemente beneficiosas del ayuno no pueden ocurrir en una dieta baja en calorías.

De hecho, mire lo rápido que el más mínimo toque de glucosa revierte los cambios hormonales del ayuno. Solo 7.5 gramos de glucosa (2 cucharaditas de azúcar o apenas un sorbo de refresco) son suficientes para revertir la cetosis. Casi inmediatamente después de consumir glucosa, las cetonas beta hidroxibutirato y acetoacetato caen a casi nada, al igual que los ácidos grasos. La insulina aumenta, al igual que la glucosa.

¿Qué significa esto? El cuerpo deja de quemar grasa. Ahora ha vuelto a quemar el azúcar que está comiendo.

¿Qué hay de comer en exceso?

Se plantean repetidas preocupaciones de que el ayuno pueda provocar comer en exceso. Los estudios sobre la ingesta calórica muestran un ligero aumento en la siguiente comida. Después de un día de ayuno, la ingesta calórica promedio aumenta de 2436 a 2914. Pero durante todo el período de 2 días, todavía hay un déficit neto de 1958 calorías. El aumento de calorías no compensó la falta de calorías en el día de ayuno. La experiencia personal en nuestra clínica muestra que el apetito tiende a disminuir con una mayor duración del ayuno.

¿El ayuno priva al cuerpo de nutrientes? La mayoría de las personas tienen cantidades más que amplias de nutrientes. Ese es todo el punto. Para deshacerse de algunos de estos nutrientes, también conocidos como grasas.

Si le preocupan los micronutrientes y los minerales, siempre puede tomar un multivitamínico general. Un régimen diferente, como el ayuno diario alterno (ADF) también puede aliviar las preocupaciones sobre la deficiencia de nutrientes.

La ciencia es clara. Los mitos que rodean al ayuno eran solo falsedades.


Etapa 4 Ayuno (36-48 horas): hormona de crecimiento y recuperación

En la etapa 4, está abandonando el territorio del ayuno intermitente y entrando en un ayuno más largo.

A medida que realiza varios días de ayuno, los niveles de la hormona del crecimiento comienzan a cambiar, lo que le proporciona un nuevo conjunto de beneficios.

Crecimiento y reparación muscular

Un estudio de adultos sanos encontró que el ayuno de 48 horas aumentó la secreción de la hormona del crecimiento humano (HGH) hasta en un 400%. También aumentó la frecuencia de las explosiones de la hormona del crecimiento a lo largo del día [*].

La HGH aumenta la masa muscular [*] y estimula una reparación muscular más rápida [*]. También puede acelerar el proceso de curación de heridas y lesiones más graves [*]. La HGH es tan eficaz que su ingesta externa está prohibida en los deportes profesionales y se considera dopaje.

Parece contradictorio, pero ocasionalmente pasar dos días sin comer puede ayudarlo a desarrollar músculo, no a perderlo.


¿Qué pasa si ayunas por un día?

¿Qué pasa si no comes durante un día? La respuesta puede parecer relativamente sencilla, pero el ayuno de 24 horas tiene un efecto dominó complejo en el cuerpo.

El ayuno es una parte antigua de muchas tradiciones religiosas, incluidas las celebraciones judías y musulmanas de Yom Kippur y Ramadán. Una forma de ayuno conocida como ayuno intermitente también ha ganado popularidad como herramienta para bajar de peso.

Muchos estudios han examinado los beneficios y riesgos de dejar de comer durante un día, incluida la forma en que afecta la pérdida de peso.

En este artículo, analizamos lo que le sucede al cuerpo durante el ayuno, así como lo que una persona puede hacer para que el ayuno sea más seguro.

Share on Pinterest Los estudios sugieren que el ayuno puede ayudar con la pérdida de peso.

Ya sea que una persona esté ayunando o no, el cuerpo aún necesita energía. Su fuente de energía primaria es un azúcar llamado glucosa, que generalmente proviene de los carbohidratos, incluidos los granos, los productos lácteos, las frutas, ciertas verduras, los frijoles e incluso los dulces.

El hígado y los músculos almacenan la glucosa y la liberan en el torrente sanguíneo cuando el cuerpo la necesita.

Sin embargo, durante el ayuno, este proceso cambia. Después de aproximadamente 8 horas de ayuno, el hígado utilizará la última de sus reservas de glucosa. En este punto, el cuerpo entra en un estado llamado gluconeogénesis, que marca la transición del cuerpo al modo de ayuno.

Los estudios han demostrado que la gluconeogénesis aumenta la cantidad de calorías que quema el cuerpo. Sin la entrada de carbohidratos, el cuerpo crea su propia glucosa utilizando principalmente grasas.

Eventualmente, el cuerpo también se queda sin estas fuentes de energía. El modo de ayuno se convierte entonces en el modo de inanición más grave.

En este punto, el metabolismo de una persona se ralentiza y su cuerpo comienza a quemar tejido muscular para obtener energía.

Aunque es un término bien conocido en la cultura de las dietas, el verdadero modo de inanición solo ocurre después de varios días consecutivos o incluso semanas sin comida.

Por lo tanto, para aquellos que rompen el ayuno después de 24 horas, generalmente es seguro pasar un día sin comer a menos que existan otras condiciones de salud.

Parece que el ayuno puede ayudar con la pérdida de peso. Sin embargo, los estudios dejan en claro que este no es el caso de todos.

Los planes de dieta populares incluyen períodos de ayuno de 12 o 16 horas, así como el ayuno de 24 horas. Algunas dietas requieren que las personas beban solo agua durante el ayuno, mientras que otras permiten cualquier bebida sin calorías.

El ayuno no es necesariamente mejor que cualquier otro método de pérdida de peso, incluida la reducción de la ingesta diaria de calorías en una pequeña cantidad.

In a recent study , people with obesity who fasted intermittently for 12 months lost slightly more weight than those who dieted in a more traditional way, but the results were not statistically significant.

The limits of fasting appear to have less to do with its physical effects than how it fits into a given lifestyle.

For example, the same study found that people who fasted were more likely to give up on weight-loss efforts than those who dieted in a more traditional way, such as counting calories. The researchers concluded that fasting might be harder to maintain over time.

Another possible concern is post-fast binging. Some fasting experts agree that it is easy to derail weight-loss successes by overeating after the fasting period.

Fasting days can also offer a false sense of security, leading people to disregard positive eating habits on non-fasting days.


How your body fights to keep you alive when you’re starving

The human body can go without oxygen for about five to ten minutes, and about three to eight days without water. But remarkably, people have been known to live upwards of 70 days without food. ¿Cómo es esto posible?

The answer lies in a series of evolved physiological and metabolic defenses that work to keep you alive for as long as possible in the unfortunate event that you don't have access to food. Just because you're starving doesn't mean you've become helpless. Here's how your body fights to keep you alive and active.

By definition, starvation is a process. Our bodies are not like cars which immediately shut down when they're out of gas. When we experience prolonged low energy intake, and as long as water is available, our bodies enter into a successive series of metabolic modes. It's the body's way of recognizing that food is scarce, and that it needs to re-allocate resources in preparation for what could be an extended period. In essence, your body is buying you some valuable time to give you a fair chance of finding some food.

0-6 hours after eating

Soon after eating, our bodies start to break down glycogen (molecules that store energy) to produce glucose (an important carbohydrate that fuels cells). When we're eating normally, we use glucose as our primary fuel source all is well, we're happy, and in storage mode. Glucose gets packed into our liver and muscle, with the fatty acids getting stored around our body for (potential) future use.

In terms of energy allocation, our brains require 25% of the body's total stored energy (which is a lot if you think about it), with the rest going to fuel our muscle tissues and red blood cells.

We can go for about six hours in this glucose-burning mode, which is why we tend to get a bit cranky if we have to go without food for longer than that.

Now that said, not everyone metabolizes energy in this way. Some individuals are in a state of ketosis in which they have elevated levels of ketone bodies — compounds that are produced when fatty acids are broken down for energy instead of glucose. People in ketosis include those on a ketogenic diet (a high-fat, protein rich, low-carbohydrate diet), or those who have just completed a long physical training session. Technically speaking they're not starving — they're just in a different metabolic mode.

6-72 hours after eating

Now, whether you like it or not, you voluntad enter into a state of ketosis should you go without food for six hours or more this represents the first significant metabolic phase shift as you enter into starvation. At this point, all your glycogen stores will have been exhausted, and your body has no choice but to start hitting the fatty acids for energy. During lipolysis, fatty acids are directly broken down to produce ketone bodies.

Now all this is fine and well except for one very important thing: your brain cannot use fatty acids directly as its fuel source. These fats are large and cannot cross the blood-brain barrier. So, for the first 24 to 48 hours without food, your brain will continue to use the remaining glucose stores as fuel, while the rest of the body goes into the ketosis cycle.

Trouble is, the glucose isn't enough the brain requires about 120 g of glucose per day (the same amount of sugar found in three cans of soda!). At this rate, the brain would starve and die in about three days — but clearly it does not. This is because your body has evolved a backup plan.

It's at this critical stage when the ketone bodies become all the more critical. Because they're short-chain derivatives of fatty acids, they function as tiny powerpacks that can cross the blood-brain barrier and in turn be used by the brain as an alternative metabolic fuel. Your brain will get about 30% of its energy from ketone bodies on day three, but by day four it will jump to 70%. Moreover, your brain's glucose requirement will drop from 120 g per day to 30 g once the body enters into this phase.

Fascinatingly, humans may be the only species who have brains that don't require the ongoing ingestion of glucose to function. Most animals are forced to break down skeletal muscles at a higher rate. The going theory is that, because we humans are so greatly dependent on our intelligence to survive, we have evolved the capacity to stay cognitively sharp while in the midst of prolonged starvation, thus allowing us to search for food.

72 hours and onward

That said, your brain is not out of the woods yet. It's still short of about 10 g of glucose per day. The brain has got to get its energy from somewhere, and that somewhere is your body's own proteins. At this stage in your starvation (or fast), all the cells in your body will start to break down protein that releases amino acids into the bloodstream. These amino acids are then converted into glucose by the liver, and your brain is happy again.


Fed, Fasting and Starved Metabolic States

What happens when you don’t eat enough? This post is going to talk about the biological consequences of fasting and starvation. Starvation and/or under-eating may occur for a variety of reasons: circumstance, prolonged extreme dieting, or fasting diets may put the body in a state of starvation. This post will detail what exactly happens in your body when you are starving.

Before we dive deep into the biological impacts of fasting, I thought this little epiphany I had while researching this post was worth sharing.

Even though modern medicine has evolved tremendously, and we have adapted to incredible technology, at the end of the day we are still creatures, and much of our underlying biology is designed to help us survive as our hunter-gathering ancestors did. Our bodies have astounding protective mechanisms and tightly regulated systems that work to keep us alive.

Personally, I find this stuff fascinating. Ever since I had to read this paper many many years ago, I found the metabolic shifts the body undergoes while eating, post-meal, and during extended periods of time without food riveting.

I am not sure if anyone else will find this interesting (lol really selling myself here…but for real if this is to much science lingo and too in depth, let me know), but I think understanding this process is also important if you want to better understand fasting diets, consequences or physiological damages caused by eating disorders, or what “keto” really means. Hope you enjoy!

*Disclaimer: As always, this is general information intended for healthy adults. Your needs may vary based on medical status, lifestyle, or life-stage. Please never replace generalized health information you’ve read online with individualized clinical care.

Forms of Energy Stores in the Body:

When your body has extra energy after a meal that isn’t immediately needed, it is stored. Your body tightly regulates the amount of glucose (energy/sugar) in the bloodstream and tucks the rest away into storage for a rainy day. This is your body’s way of defending against possible potential starvation scenarios.

Many of us are aware that fat (adipose triglyceride) tissue is one of the major forms of energy reserve in the human body. While adipose tissue serves other important roles, including insulation and padding for your organs, one of its main functions is to serve as an energy depot.

In addition to adipose tissue, glycogen (from carbohydrates) is stored in the liver and muscles. Protein is also stored in muscle. Although it can be broken down by the body and transformed into energy in dire circumstances, as it serves a variety of roles, the body makes great effort to spare it unless depleted of all other options.

Why You Need Food:

To maintain proper function, the brain, nervous system, and cells needs energy. That energy comes in the form of glucose. Typically, your body tightly regulate levels of blood glucose to be able to properly fuel your heart, lungs, brain, and muscles to fuel your daily activities.

The body does a great job tucking extra energy into storage for later, and harvesting it as needed. More details below.

The Well-Fed State:

In a well-fed state, glucose and amino acids are transported from the intestines into the bloodstream to be carried all over the body for energy. The liver has first dibs on using dietary glucose, where it can be converted to glycogen (for storage). Red blood cells (RBC) also use a lot of glucose in the fed state, because unlike other cells, they don’t have a mitochondria, which is the powerhouse of the cell used to create fuel.

In the fed state, insulin is secreted by the pancreas, and stimulates the storage of fuel and protein kinase cascades. To put it simply, insulin (read more about hunger-related hormones here) promotes glucose to enter the muscle and adipose (fat) tissue for storage. Insulin also promotes the uptake of amino acids into muscles, favoring a build up of muscle proteins.

Metabolism in the Post-Fed State:

Once you stop eating, your body can no longer harvests energy directly from ingested glucose but must start to rely on other sources of stored fuel. For the first few hours after a meal or overnight, glycogen in the liver is harvested as the major source of glucose.

Metabolism in the Early Fasting State:

Carbohydrate stores are typically depleted after about a day. After 18-48 hours of no food intake, the body starts the evolve its energy-harvesting strategy.

When glucose levels in the blood begin to drop, insulin decreases and a different hormone known as glucagon begins to increase. Glucagon signals a starved state to the body. As the brain and other tissues (including red blood cells) are dependent upon glucose for fuel, the body does everything it can to protect and fuel itself.

Glucagon stimulates the breakdown of glycogen (stored energy) from the liver, releasing the storage from the liver into the bloodstream as a form of fuel. Fatty acid stored in adipose tissue can also be oxidized for energy, and transported to the brain for energy.

Glucocorticosteroid hormones are also released. The combined presence of low insulin levels and glucocorticosteroid hormones send signals to the body to bring to hydrolyze proteins in muscle cells and to provide amino acids that can be used to create fuel.

Large amounts of nitrogen are typically lost in urine during the early fasting rate, as a result of the high rate of muscle protein breakdown and synthesis of glucose from muscle glucogenesis.

Metabolism in Prolonged Fasting:

If fasting or starvation is ongoing, eventually the body will deplete stores of glycogen. It goes through another metabolic shift.

The body’s goal at this point is to maintain vital physiological functions. It aims to save proteins as best it can.

Fat is broken down into compounds known as glycerol and fatty acids. Through a complex series of events and biological processes (I could go into detail, but I’m guessing no one reading this really wants me to since this is rather science-heavy already, but if you do, let me know) the fatty acids travel to the liver where they are broken into carbon units, which then form units called ketones.

Ketones may be used in place of glucose as a source of fuel for the brain and nervous system during periods of starvation. When ketones are feeding the brain, glycogenesis (the breakdown of muscle for fuel) slows down to try to spare muscle mass.

You may have heard of the ‘keto’ diet. The keto diet strives to achieve ketosis. As you can tell, ketosis is your body’s line of defense against starvation. I am planning a whole post about that, but thought the metabolism of starvation may be useful background information to have before the keto diet is detailed.

During this time, the kidney is also harvested for glucose. The kidney also releases NH3 to try to neutralize the organic acids from the ketone bodies.

After a couple weeks to a couple months (depending on the person), the body may run out of fat stores to harvest for energy, and will turn back to harvesting protein from muscle to make fuel. The metabolism slows down to protect the body from death.

Keep in mind that your heart is a muscle. Eventually, your body harvesting protein for fuel may cause organ failure, such as cardiac failure, resulting in death. Survival time depends on the amount of fat a person has before enduring starvation.

Even for those with large fat stores, fasting state’s can cause physiological damage or death due to extreme ketosis.

It’s also important to note that you don’t have to be eating literally nothing to go into a starvation state. You burn a lot of energy just by thinking, breathing, and engaging in other life-sustaining activities, even if you are completely sedentary. Under-eating for a prolonged period (due to circumstance or due to an eating disorder) can put your body into metabolic states like those of starvation.

That wraps up this post for today! Stay tuned for posts on fasting, under-eating, and keto diets coming soon.

Thank you for reading and as always, feel free to leave questions or comments below, or say hello on Instagram, Twitter, or YouTube!


Shock results

It was difficult to believe that something that made me feel so awful could possibly be doing me good, especially since my test results from before the fast showed that I was already metabolically healthy. I had low levels of “bad” cholesterol, healthy blood sugar and fat levels and very low amounts of visceral fat – the stuff that sticks to our organs and which can be a risk factor for cardiovascular disease and diabetes. The body scan showed a fair amount of body fat (30 per cent), but nearly all concentrated on my hips and thighs, a pattern that has been linked to a lower risk of heart disease and diabetes.

After five days of fasting, none of this had shifted. The body composition scan revealed that I had lost just over 1 kilogram in weight, 584 grams of which came from a loss of lean mass and only 168 grams from body fat. This was a bit of a shock – one selling point of the fasting mimicking diet is that it is supposed to target visceral fat while protecting lean mass. According to Longo, ketosis doesn’t target the visible wobbly bits, only fat around the organs. As I started off with little visceral fat, it instead targeted my lean mass, he says.

“From a global health perspective, I find it quite a negative outcome,” says Karpe. “Half of your change was muscle. The fat regions have not changed much at all. That’s not what you intended.”

Could it be that the lean mass loss was the result of autophagy? Mice put on Longo’s diet in middle age certainly seemed to have some kind of clear-out: their liver, heart and kidneys all shrank during the fast and they had a temporary cull in the numbers of some kinds of blood cells. All went back to normal within a few days of normal eating, heralded by an increase in markers of liver regeneration and tentative signs of muscle regeneration. The assumption is that the decrepit cells that were removed were replaced by newer, shinier versions.

The evidence for autophagy and regeneration in human trials, however, is purely circumstantial. And we don’t know whether any new cells are healthier than what was lost. Longo concedes that this is something his team is still working on.

When it came to blood markers of health and longevity, my results were similarly unimpressive (see “Graph”). The only marked difference was to the hormone IGF-1.

In the ProLon trials, volunteers saw a significant reduction in IGF-1, which Longo says was still there three months after going back to a normal diet.

“When people did the diet they had lower body weight, fat and cholesterol”

Whether this adds up to increased longevity, however, is less clear. Epidemiological studies have linked both low and high IGF-1 levels to early death, with high IGF-1 levels linked to increased cancer risk and low IGF-1 to cardiovascular disease.

Of course, my experiment of one isn’t very scientific, but it did get me wondering: for those of us who are healthy to begin with, does fasting truly offer a benefit beyond the fact you inevitably cut a few calories and lose a bit of weight?


How to Really “Cleanse” Your Body via Autophagy

While a detox or juice cleanse may help clean out your colon for the short-term, it’s not really “cleansing” your body—certainly not in the way autophagy does.

Autophagy is a natural cleansing process that allows cells to recycle their proteins and other essential parts to help make new, healthy cells, while ridding of toxic waste products and damaged parts.

It basically cleans out your body’s toxins, pathogens and damaged molecules at the cellular level, making way for strong, healthy cells. It’s the ideal “cleanse.”

Autophagy is essential to our survival, and is triggered when the body is stressed or starved. However, its activity level tends to decrease as we age.

That said, it’s possible to boost autophagy to take advantage of its crucial role in protecting the brain, heart, immune and metabolic systems, as well as decreasing inflammation and the risk of neurodegenerative diseases.

Fasting, including intermittent fasting (IF), is one of the key ways to kick-start autophagy. But IF may not be ideal for everyone, especially women, who may experience hormonal imbalances.

Another proven way to boost autophagy is through exercise, possibly more effectively via high-intensity interval training (HIIT).

Overall, we know that autophagy is a crucial part of our survival and closely connected to longevity, but how much of it and how much we should work to boost it—especially as we age—is still unknown. And it all likely differs by individual.

This means it’s probably best to look at the big picture. Rather than try to “hack” your body at the cellular level, focus more on a strong and sustainable diet and exercise plan that works for you. This will inevitably promote longevity anyway.

If anything, at least we know that the body is already working hard to cleanse itself, so there’s no need to struggle through another juice cleanse or expensive “detox” program ever again.

About Stephanie Garr (Certified Nutrition Consultant)

Stephanie is a certified nutrition consultant. She graduated from the University of Iowa with degrees in journalism and psychology in 2003, and later studied holistic nutrition at Bauman College in Berkeley, California.

Top Posts

Joe Leech, Dietitian (MSc Nutrition)

Most of us feel overwhelmed when it comes to healthy eating, especially if we have a medical issue.

At DietvsDisease.org we provide research-backed guides and simple meal plans so that you can enjoy food without the stress, and live your healthiest, happiest life.

Categorías

Mensajes recientes

About Diet vs Disease

Diet vs Disease has only one agenda:

  • Study the research objectively (without bias)
  • Translate information into plain English
  • Help you discover how to apply it to your current health condition.

All content is written by qualified dietitians and is completely independent, with no sponsors or affiliations to industry.


Ver el vídeo: Qué ocurre realmente cuando llegas a LA ADOLESCENCIA? Cambios FÍSICOS, NEUROLÓGICOS y PSICOSOCIALES (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Meztiran

    Creo que cometo errores. Escríbeme en PM.

  2. Namacuix

    Mensaje muy divertido

  3. Meyer

    Estoy completamente de acuerdo contigo, he llegado a esta opinión hace mucho tiempo.

  4. Zulutilar

    Lógico, estoy de acuerdo

  5. Crichton

    Esto es evidente, no te has equivocado

  6. Brazil

    Lo siento, publicado

  7. Felabar

    como un lindo mensaje



Escribe un mensaje