Información

¿Es la sangre humana útil como alimento?

¿Es la sangre humana útil como alimento?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Sin otros recursos, ¿podría un adulto sano cortarse la muñeca para alimentar a un niño hambriento con su sangre? ¿Sería nutritivo y lo comería un niño hambriento y deshidratado?


Desafío humano: las personas que se ofrecen voluntariamente para infectarse con Covid

Si hay que creer en Dominic Cummings, Boris Johnson se mostró tan escéptico de que el Covid-19 fuera una amenaza a principios del año pasado que estuvo dispuesto a inyectarse el virus que causa la enfermedad en la televisión. Pero hay voluntarios reales, personas jóvenes y sanas, que eligieron infectarse con el virus, todo en nombre de la ciencia.

Estos voluntarios se alinearon para participar en "ensayos de desafío humano", que durante mucho tiempo se han empleado con éxito para desarrollar vacunas para enfermedades que van desde la fiebre tifoidea hasta el cólera.

El primer ensayo de este tipo en el mundo para Covid comenzó en el Reino Unido en marzo de este año con científicos que intentaron establecer la dosis mínima del virus requerida para causar infección en voluntarios de entre 18 y 30 años.

Sin embargo, Cummings, en su comparecencia de siete horas antes de una audiencia de investigación de Commons la semana pasada, sugirió que los juicios de impugnación deberían haberse iniciado mucho antes. Si se hubiera hecho eso, dijo, el lanzamiento de la vacuna podría haber comenzado en septiembre de 2020 en lugar de meses después.

Alastair Fraser-Urquhart se inscribió "instantáneamente" para ser parte de la prueba de desafío y se desempeña como gerente del capítulo del Reino Unido de 1Day Sooner, una organización sin fines de lucro que aboga por los voluntarios del estudio de desafío humano.

Él dijo: “Tuvimos mucha, mucha suerte con… el ARNm es una plataforma viable, pero no había garantía de eso en absoluto. Y si fuera completamente inútil, con una prueba de desafío, podría haberlo descubierto en semanas en lugar de meses ".

Fraser-Urquhart fue uno de los primeros participantes de la primera fase del ensayo de desafío, en el que voluntarios preseleccionados entraron en cuarentena en el hospital Royal Free de Londres.

Unos días después, un científico que vestía equipo de protección personal completo (EPP) le administró el virus por vía nasal mientras Fraser-Urquhart yacía en la cama con una camiseta y jeans. Había alrededor de seis personas en su PPE completo en su habitación designada: “Una de ellas estaba como en la esquina simplemente contando los segundos… como el lanzamiento de un cohete o algo así”, dijo Fraser-Urquhart.

La experiencia fue a partes iguales aterradora y asombrosa, dijo. "Estar en la habitación con una gran cantidad de virus [de grado médico] extraordinariamente puro ... simplemente parecía agua, pero no esperas ver un coronavirus así".

Jacob Hopkins: "Terminamos chocando los cinco".

Después de recibir la dosis, los sujetos se acuestan allí durante 10 minutos y luego se sientan y permanecen en esa posición durante otros 20 minutos, explicó Jacob Hopkins, quien fue el primer voluntario en ser infectado directamente con el virus. “De hecho, terminamos como ... chocando los cinco el uno con el otro. Fue un momento realmente extraño, en el que es como, ¡¿Covid ?! Y entonces todo comenzó ".

Después de la exposición, los participantes fueron monitoreados las 24 horas del día durante al menos 14 días, con muestras de sangre y frotis nasales tomados todos los días. Tanto Fraser-Urquhart como Hopkins se sintieron bien durante los primeros días después de la exposición, pero experimentaron un par de días "duros" antes de recuperarse.

"Honestamente, no fue algo fácil de hacer, pero fue increíble, es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida y tal vez lo haga", dijo Hopkins. "Cuando eres parte de algo que puede hacer tanto bien ... realmente es una sensación increíble estar involucrado".

Después de ser dados de alta, se hará un seguimiento de los participantes durante un año para que los investigadores puedan controlar cualquier síntoma duradero. En total, serán compensados ​​con aproximadamente £ 4,500 por su participación. Fraser-Urquhart ya donó el primer tramo de su compensación a Gavi, la Vaccine Alliance, y planea regalar el resto a otras organizaciones benéficas.

Comparte tu historia

Comparta sus historias

Si se ha visto afectado o tiene alguna información, nos gustaría saber de usted. Puedes ponerte en contacto rellenando el siguiente formulario, de forma anónima si lo deseas o contáctanos vía WhatsApp pinchando aquí o añadiendo el contacto +44 (0) 7766780300. Solo The Guardian puede ver sus contribuciones y uno de nuestros periodistas puede comunicarse con usted para discutir más.

"Es bueno poder demostrar que al menos algunos voluntarios de prueba de desafío están motivados puramente por el altruismo", dijo. "Esta compensación realmente nunca entró en mi toma de decisiones".

Algunos científicos han expresado reservas sobre la exposición de los voluntarios al Sars-CoV-2, el virus detrás del Covid-19, para el que no existe cura, aunque se ha demostrado que algunos tratamientos ayudan.

Los defensores argumentan que los riesgos que presenta el coronavirus para las personas jóvenes y sanas son bajos y los beneficios para la sociedad altos. Estos beneficios incluyen la posibilidad de acelerar el desarrollo de vacunas de segunda generación, ya que los países en desarrollo se enfrentan a una demanda que supera con creces la oferta de los pioneros. También podrían usarse para comparar múltiples candidatos a vacunas, desarrollar tratamientos y mejorar la comprensión científica del virus.


Lo que los científicos quieren decir cuando dicen que la 'raza' no es genética

Si un equipo de científicos en Filadelfia y Nueva York se sale con la suya, el uso de la raza para categorizar grupos de personas en la investigación biológica y genética se interrumpirá para siempre.

El concepto de raza en tal investigación es "problemático en el mejor de los casos y dañino en el peor", argumentaron los investigadores en un nuevo artículo publicado en la revista Science el viernes.

Sin embargo, también dijeron que los científicos sociales deberían continuar estudiando la raza como una construcción social para comprender mejor el impacto del racismo en la salud.

Entonces, ¿qué significa todo esto? HuffPost Science planteó recientemente esa pregunta y otras al coautor del artículo, Michael Yudell, quien es profesor asociado y presidente de salud comunitaria y prevención en la Escuela de Salud Pública Dornsife de la Universidad Drexel en Filadelfia.

¿Por qué es problemático ver la raza como un concepto biológico?

Durante más de un siglo, los científicos naturales y sociales han estado discutiendo sobre si la raza es una herramienta de clasificación útil en las ciencias biológicas: ¿puede dilucidar la relación entre los humanos y su historia evolutiva, entre los humanos y su salud? A raíz del Proyecto del Genoma Humano de EE. UU., La respuesta parecía ser un "no" bastante rotundo.

En 2004, por ejemplo, Francis Collins, entonces director del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano y ahora director de los Institutos Nacionales de Salud, calificó la raza como un concepto "defectuoso" y "débil" y argumentó que la ciencia necesitaba ir más allá de la raza. Sin embargo, como destaca nuestro artículo, el uso de la raza persiste en la genética, a pesar de voces como Collins, como Craig Venter, líderes en el campo de la genómica, que han pedido al campo que vaya más allá.

Creemos que es hora de revisar este debate de un siglo y reunir a biólogos, científicos sociales y académicos de las humanidades de una manera constructiva para encontrar mejores formas de estudiar el tema siempre importante de la diversidad humana.

El concepto de raza debe eliminarse de la investigación genética por las siguientes razones: Los métodos genéticos no apoyan la clasificación de los humanos en razas discretas, [y] los supuestos raciales no son buenos indicadores biológicos. Las razas no son genéticamente homogéneas y carecen de límites genéticos bien definidos. Y debido a esto, usar la raza como un sustituto para hacer predicciones clínicas tiene que ver con la probabilidad.

Por supuesto, la medicina puede basarse en las mejores conjeturas, pero ¿estamos sirviendo bien a los pacientes si las decisiones médicas se toman porque un paciente se identifica como parte de un determinado grupo racial o se identifica como perteneciente a una raza específica? ¿Qué pasa si, por ejemplo, la probabilidad es que, si usted es blanco, tiene un 90 por ciento de probabilidades de tener una reacción beneficiosa o al menos no dañina a un medicamento en particular? Eso suena bastante bien, pero ¿y si eres ese 1 de cada 10 que probablemente tenga una reacción dañina? Eso no suena tan bien, y ese es el problema con la mayoría de las predicciones basadas en razas. Son las mejores conjeturas para un individuo.

También creemos que una variable tan envuelta en controversias históricas y contemporáneas no tiene cabida en la genética moderna. La raza tiene significados tanto científicos como sociales que son imposibles de separar, y nos preocupa que el uso de tal concepto en la genética moderna no sirva bien al campo.

Según su investigación, ¿qué es ¿raza?

La genética ha luchado durante mucho tiempo con la definición de raza. En las primeras décadas del siglo XX, la raza se definía por tipos discretos, la creencia de que se pensaba que un miembro de una raza compartía los mismos rasgos físicos y sociales con otros miembros de esa raza. En estas primeras ideas sobre la raza, las razas generalmente se mapean en poblaciones continentales. A partir de la década de 1930, con el auge de la genética de poblaciones y la biología evolutiva modernas, la raza se reinventó en el contexto de la biología evolutiva y la genética de poblaciones. En lugar de fijar grupos raciales entre continentes, el concepto de raza fue una forma de comprender la frecuencia de genes individuales en diferentes poblaciones humanas.

De esta manera, la raza era una herramienta metodológica que los biólogos podían utilizar para estudiar la diversidad genética humana que no reflejaba una jerarquía subyacente entre las poblaciones humanas. Se trataba simplemente de frecuencias genéticas entre grupos. Y es esta comprensión de la raza la que sigue siendo en gran medida la forma en que la ciencia moderna entiende el término.

Pero el científico que ayudó a repensar la raza en las décadas de 1930 y 1940, el gran genetista evolutivo Theodosius Dobzhansky, un científico formado en Rusia que pasó la mayor parte de su carrera en la Universidad de Columbia, más tarde en su carrera expresó su preocupación de que el uso de la raza concepto en biología había "vacilado en la confusión y el malentendido".

En la década de 1950, Dobzhansky se sintió impulsado por factores, tanto internos como externos a la ciencia, para cuestionar la utilidad de las clasificaciones raciales. El surgimiento del movimiento de derechos civiles, la apropiación de concepciones biológicas de la raza para contrarrestar los avances de los derechos civiles y sus propias disputas con colegas sobre el uso impreciso y a veces inapropiado del término raza lo llevaron a llamar a los biólogos para desarrollar mejores métodos de investigación. diversidad genética humana.

El problema actual es que la genética moderna está atrapada en una paradoja que refleja la propia lucha de Dobzhansky con el concepto de raza: tanto creer que la raza es una herramienta para dilucidar la diversidad genética humana, como creer que la raza es un marcador mal definido de esa diversidad y una imprecisión. proxy de la relación entre ascendencia y genética. Esta paradoja tiene sus raíces en la naturaleza del campo. Como Dobzhansky, nosotros y muchos otros en genética, antropología y ciencias sociales hemos pedido a los científicos que diseñen mejores métodos para mejorar el estudio de la diversidad genética humana. El campo todavía está tratando de responder a Dobzhansky, y esperamos que nuestro artículo incite a los científicos a repensar el uso de la raza en la investigación genética humana.

La raza también, por supuesto, tiene significados sociales. Y al sugerir que la raza no es una herramienta útil para clasificar a los humanos, no queremos decir que de alguna manera la raza no sea real. La raza es, por supuesto, real. Vivimos en un país y un mundo donde el color de la piel se ha utilizado durante mucho tiempo como una forma de sistematizar la discriminación y la brutalidad.

Pero eso no es lo que estamos argumentando en este documento. Estamos simplemente argumentando que la raza no es una herramienta útil para estudiar la diversidad genética humana y que existe un daño potencial al hacerlo. Reconocemos en el documento que el uso de la raza como categoría política o social para estudiar el racismo y sus efectos biológicos, aunque está plagado de desafíos, sigue siendo necesario.

Por ejemplo, debemos seguir estudiando cómo las desigualdades estructurales y la discriminación producen disparidades de salud entre los grupos. Tu raza puede afectar tu salud, pero tu genética no es una buena ventana para ver cómo la raza afecta tu salud. Esta línea de pensamiento se remonta al sociólogo y pionero de los derechos civiles W.E.B. Du Bois. Du Bois fue el primero en sintetizar datos de la antropología y las ciencias sociales para concluir, por ejemplo, que las disparidades raciales se derivan de desigualdades sociales, no biológicas.

¿Cómo explicaría algunas de las diferencias que vemos entre varios grupos y la prevalencia de ciertas enfermedades genéticas, como la anemia de células falciformes en la comunidad afroamericana?

Ese es un gran ejemplo. La anemia drepanocítica no es una enfermedad afroamericana o africana, aunque ocurre con mayor frecuencia en estas poblaciones. Pero esto no es una diferencia racial, es una cuestión de ascendencia, geografía y evolución. La anemia falciforme ocurre con mayor frecuencia en poblaciones de regiones del mundo donde la malaria es o alguna vez fue común, ya que la anemia falciforme es una enfermedad que es una adaptación evolutiva a la exposición a la malaria.

Se cree que el rasgo de células falciformes protege contra la malaria. Por lo tanto, la enfermedad de células falciformes se encuentra en su frecuencia más alta entre los africanos occidentales y las personas de ascendencia africana occidental. Pero este rasgo no es común en otras regiones de África, donde la malaria no es tan frecuente. Por tanto, no es una enfermedad "africana". La anemia falciforme también aparece en otras regiones del mundo, en otras poblaciones humanas, incluidas las poblaciones de la cuenca mediterránea, la península arábiga y el subcontinente indio, donde estas poblaciones también vieron esta adaptación para resistir la malaria.

¿Cómo se utiliza actualmente la raza en la investigación genética?

La raza se utiliza ampliamente en la investigación biológica humana y la práctica clínica para dilucidar la relación entre nuestra ascendencia y nuestros genes. En el laboratorio, la raza puede usarse para investigar genes causantes de enfermedades dentro y entre poblaciones y, de manera más general, para clasificar grupos en estudios de poblaciones humanas. La raza también se usa clínicamente para informar las decisiones sobre el riesgo de un paciente de contraer ciertas enfermedades y para ayudar a predecir cómo se pueden metabolizar los medicamentos.

Algunos científicos han argumentado que la información genética relevante se puede ver a nivel racial y que la raza es el mejor indicador que tenemos para examinar la diversidad genética humana. Otros científicos han concluido que la raza no es una forma relevante ni precisa de comprender o cartografiar la diversidad genética humana. Finalmente, otros han argumentado que las predicciones basadas en la raza en entornos clínicos, debido a la naturaleza heterogénea de los grupos raciales, son de uso cuestionable. Entonces, a pesar del uso generalizado de la raza en la investigación científica y clínica, la raza es la herramienta más controvertida para dar sentido a la diversidad humana que los científicos tienen a su disposición.

Preferiríamos que el campo de la genética use conceptos como ascendencia en lugar de raza en estudios humanos. Es importante distinguir la ascendencia de la raza. La ascendencia es un concepto basado en procesos que nos ayuda a comprender los eventos mezclados que conducen a la existencia de uno. La ascendencia es también una declaración sobre la relación de un individuo con otros individuos en su historia genealógica. Por lo tanto, es una comprensión muy personal de la herencia genómica de uno.

La raza, por otro lado, es un concepto basado en patrones que ha llevado a científicos y laicos por igual a sacar conclusiones sobre una organización jerárquica de humanos, conectando a un individuo con un grupo más grande, preconcebido, geográficamente circunscrito o socialmente construido.

Dicho esto, ¿algunos de los conceptos biológicos de raza utilizados en la investigación genética son ejemplos de racismo científico?

A diferencia de los desacuerdos anteriores sobre raza y biología, las discusiones de hoy generalmente carecen de antípodas ideológicas y políticas claras de "racista" y "no racista". La mayoría de las discusiones actuales sobre la raza entre los científicos se refieren al examen de las diferencias entre grupos con el objetivo de comprender la historia evolutiva humana y la relación entre nuestros genes y nuestra salud con el objetivo de determinar el mejor curso de tratamientos médicos. Sin embargo, esto no significa que el concepto de raza en biología no pueda usarse para apoyar el racismo.

Un ejemplo de esto es la preocupación que muchos tenían a raíz del libro de Nicholas Wade Una herencia problemática, que hizo afirmaciones sobre la base genética de las diferencias sociales entre razas. El libro de Wade obligó a un gran grupo de genéticos líderes a refutar públicamente la idea de que la genética apoyaba tales ideas. Otros ejemplos incluyen afirmaciones escandalosas e incorrectas sobre la relación entre raza, genética e inteligencia.

¿Qué se requerirá para eliminar la raza de la genética humana?

Bueno, hacemos dos propuestas en nuestro documento. La primera es que hacemos un llamado a las revistas para fomentar el uso de variables alternativas para estudiar la diversidad genética humana y racionalizar su uso. Las revistas deberían exigir a los científicos que publican en sus páginas que definan claramente cómo están utilizando dichas variables para permitir que los científicos comprendan e interpreten los datos de los estudios y ayudarían a evitar el uso confuso, inconsistente y contradictorio de dichos términos. Esto se ha intentado antes, pero solo de manera gradual, lo que hace inviable el cambio sostenido.

También reconocemos que el uso de términos no cambia nada si el pensamiento racial subyacente sigue siendo el mismo. Pero creemos que el lenguaje importa y que el lenguaje científico de la raza tiene una influencia considerable en cómo el público entiende la diversidad humana.

En segundo lugar, pedimos a las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE. UU. Que convoquen un panel interdisciplinario de expertos para ayudar al campo a mejorar el estudio de la diversidad genética humana.

Como intermediarios honestos en políticas científicas, las Academias pueden desempeñar un papel constructivo al reunir a científicos naturales, científicos sociales y académicos de las humanidades para encontrar formas de estudiar la diversidad genética humana que no recapitulan la confusión y el daño potencial que conlleva el uso de la concepto de carrera.


Esto no es una referencia a nuestro comportamiento (aunque, por supuesto, algunas personas actúan como animales). Es una referencia al hecho de que los humanos son criaturas biológicas, tanto como cocodrilos, pumas y capibaras. Somos el producto de millones de años de evolución, nuestra composición física cambiando para hacernos más aptos para sobrevivir y reproducirnos.

Sin embargo, aunque los humanos somos animales, también tenemos algo que ningún otro animal tiene: la estructura social más compleja de la Tierra. Nos reunimos en familias, tribus, clanes, naciones. Tenemos un método de interacción increíblemente sofisticado: el habla. Podemos comunicarnos en el tiempo y la distancia a través de la impresión y la radiodifusión. Nuestros recuerdos son los más largos, nuestras interacciones las más intrincadas, nuestra percepción del mundo al mismo tiempo la más amplia y detallada.

La combinación de biología y sociedad es lo que nos hace lo que somos y hacemos lo que hacemos. La biología guía nuestras respuestas a los estímulos, basándose en miles de generaciones de antepasados ​​que sobreviven gracias a sus respuestas. Nuestras estructuras sociales imponen restricciones y alteraciones en la forma en que llevamos a cabo nuestras respuestas biológicas.

Ni la biología ni la sociedad se quedan sin la otra. Para algunas personas, esto es una contradicción: o la naturaleza (biología) controla a las personas, o la crianza (la sociedad) lo hace. Pero de hecho filtramos todo a través de ambos para determinar cómo reaccionamos a los estímulos. La siguiente es una discusión de los dos lados de la naturaleza humana: primero, la base biológica de nuestras respuestas al mundo que nos rodea, y segundo, los factores sociales que afectan esas respuestas y nos hacen humanos.

LA BASE BIOLÓGICA DEL COMPORTAMIENTO HUMANO

Los tres elementos principales que la biología contribuye al comportamiento humano son: 1) la autoconservación 2) la razón de la autoconservación, la reproducción y 3) un método para mejorar la autoconservación y la reproducción, la codicia. Hablaré de cada uno de ellos.

La autoconservación es mantenerse vivo, ya sea física o psicológicamente. Esto último incluye la salud mental o económica. (Dado que los seres humanos somos criaturas muy sociales, también podemos aplicar la autoconservación a otras personas, como nuestras familias. Sin embargo, lo discutiré en el próximo capítulo).

BASE BIOLÓGICA DE LA AUTOCONSERVACIÓN

Una leona avanza lenta y sigilosamente a través de la hierba alta hacia la manada de ñus. Una cierva, inconsciente del peligro que acecha en la hierba, se separa ligeramente de la manada. Con prisa, la leona se lanza a correr para acabar con la cierva. La cierva asustada se aleja corriendo y desviándose, tratando de escapar. La leona, incapaz de seguir el ritmo, se da por vencida y la cierva escapa de nuevo a la manada.

Una cebra no tiene tanta suerte, y el orgullo se celebra.

El Partido Donner era un grupo de colonos que viajaban a California en 1846. Atrapados por la nieve en las montañas de Sierra Nevada, sobrevivieron lo mejor que pudieron. Esto incluyó recurrir al canibalismo cuando se quedaron sin comida, comiéndose los cuerpos de los que habían muerto.

Para tener éxito como especie, los miembros de esa especie deben tener el deseo de sobrevivir el tiempo suficiente para transmitir sus genes a la descendencia. Una especie con un deseo de muerte se extingue bastante rápido. Las especies que no mueren tienen miembros que han dedicado cierta atención a mantenerse con vida el tiempo suficiente para tener crías. Es de esos individuos y, por lo tanto, de las especies de donde descienden todos los seres vivos.

El deseo de permanecer con vida es instintivo, integrado en la psique del organismo. El organismo buscará aquellos elementos de su entorno que mejoren sus posibilidades de supervivencia. Estos incluyen alimentos, agua, oxígeno y períodos de descanso para permitir que el cuerpo repare el desgaste de los tejidos.

Alternativamente, evitará o eludirá aquellos elementos que puedan reducir sus posibilidades de supervivencia. Tales peligros incluyen depredadores, inanición, deshidratación, asfixia y situaciones que pueden causar daños al cuerpo.

Estos impulsos de búsqueda o evitación influyen en el comportamiento de los organismos: las bacterias que buscan hierro se moverán hacia el magnetismo, los ñus migrarán cientos de millas para encontrar nuevos pastos, un humano recurrirá al canibalismo, una ameba se alejará de una corriente eléctrica, un antílope correrá. de un león, un humano obedecerá a un asesino o resistirá la tortura.

El deseo de sobrevivir es también un instinto egoísta, ya que es la supervivencia personal lo que busca el organismo. La razón de esto se explica en REPRODUCCIÓN.

Supervivencia a través de la evolución

Una frase que a menudo se ha citado erróneamente, "Supervivencia del más apto", en realidad significa supervivencia del apto. Cuando hablo de forma, me refiero a que un organismo tiene aquellos atributos que le permiten aprovechar al máximo su entorno: recolectar comida, bebida, oxígeno, descanso, sexo. Cuanto mejor haga esto, más apto estará.

En este punto debería discutir el nicho. Un nicho es una posición dentro de un entorno que requiere ciertos atributos para explotar ese entorno. Un medio ambiente puede contener cualquiera de una variedad de elementos: cantidad de agua, desde el océano hasta el tipo de tierra desértica, desde lodo pantanoso hasta roca sólida, cantidad de vegetación, desde nada (el Ártico y Antártico) hasta abundante (selvas tropicales). También puede contener vida animal, desde los insectos más pequeños hasta las ballenas azules y todo lo demás. Es la combinación y el grado de cada uno de estos elementos lo que crea nichos.

Como ejemplo, veamos solo uno de estos elementos. Digamos que hay muchos animales pequeños, como ratones, en un área. Un pequeño carnívoro como un gato montés podría encontrar mucha comida. Por lo tanto, encajaría en este nicho y prosperaría. Sin embargo, cuando el número de ratones disminuye, el gato montés puede encontrar menos comida y tiene menos posibilidades de sobrevivir.

Si el gato montés tiene competencia con otros pequeños carnívoros, como los zorros, el que es particularmente bueno como depredador, por astucia o velocidad o algún otro atributo, capturará más comida. Esto reduce la cantidad de comida disponible para la competencia y, por lo tanto, expulsa a la competencia. Si el zorro es mejor para atrapar ratones (es decir, más en forma) que el gato montés, el gato montés morirá o tendrá que mudarse a otro nicho en el que será el mejor depredador.

Por otro lado, si no hay animales pequeños, sino muchos animales grandes, como los antílopes, ni un zorro ni un gato montés tendrían mucho éxito en cazarlos. Por lo tanto, no encajarían en ese nicho. Sin embargo, los grandes carnívoros como los leones lo harían.

Por supuesto, nada permanece igual para siempre. Los nichos se alteran a través de cambios geológicos, climáticos y, en la actualidad, provocados por el hombre en la tierra, el agua y el aire. Un volcán puede crear una nueva isla. Una edad de hielo puede encerrar grandes cantidades de agua en los casquetes polares y los glaciares, creando áreas de tierra donde los océanos una vez rodaban. La deriva continental puede empujar los fondos marinos hasta las cimas de las montañas. Los humanos pueden talar bosques y construir ciudades. Todos estos cambios alteran los nichos, las condiciones ambientales en las que vive la vida en esos nichos.

Por supuesto, esto significa que la vida también tiene que cambiar para adaptarse a las nuevas condiciones. Si no lo hace, muere. Un ejemplo es una polilla en Inglaterra. Originalmente era de un blanco moteado, lo que le permitía mezclarse con la corteza clara de los árboles de su zona. Sin embargo, en el siglo XIX, las fábricas de esta zona comenzaron a escupir hollín de sus chimeneas que se posó en los árboles, cambiando la corteza de los árboles de un blanco moteado a un negro moteado. La polilla ya no podía mezclarse y, por lo tanto, era presa fácil de las aves. Sin embargo, algunas de las polillas eran más oscuras y, por lo tanto, menos notables. Después de algunas generaciones de estas polillas más oscuras que sobrevivieron y transmitieron sus genes, el color estándar cambió a negro moteado y la polilla, que ahora se mezcla con la corteza oscura, sobrevive.

Tenga en cuenta que tales cambios no son decisiones conscientes tomadas por el organismo: la polilla no se dijo a sí misma: "La corteza se está oscureciendo; será mejor que yo también cambie de color". Es simplemente que hay variaciones entre los individuos de cualquier especie. (una ventaja de la reproducción sexual y su combinación de genes). Algunas de esas variaciones son perjudiciales: las variaciones de la polilla oscura eran presa fácil cuando la corteza del árbol era clara. Sin embargo, a medida que cambian las condiciones en un nicho, esas mismas variaciones pueden volverse ventajosas, aumentando en lugar de debilitar las posibilidades de supervivencia.

Estos cambios en las características físicas de un organismo son, por supuesto, accidentales. Si no existen variaciones en una especie que contribuyan a la supervivencia cuando las condiciones cambian, o si las condiciones cambian demasiado rápido para que las variaciones ventajosas se transmitan a suficientes descendientes, (1) la especie puede extinguirse.

Supervivencia a través de la estrategia

Otros cambios en un organismo pueden desarrollarse con el tiempo. Estas son estrategias de supervivencia, más que cambios físicos, que mejoran las posibilidades de supervivencia del organismo. Por ejemplo, algunos animales han perfeccionado la técnica de hibernar durante períodos en los que el suministro de alimentos es bajo. Las marmotas han desarrollado una estructura social que proporciona vigías que vigilan a los depredadores y emiten una advertencia cuando aparece uno. Los perros de la pradera cavan sus madrigueras con múltiples entradas y salidas, por lo que si un depredador entra por una puerta, los perros pueden salir por otra.

Estas estrategias de supervivencia son adaptaciones a condiciones específicas, pero a diferencia de los cambios físicos, no son necesariamente cambios genéticos. Estrategias como la hibernación, por supuesto, requieren genes que alteren la fisiología del animal para disminuir los latidos del corazón, bajar la temperatura corporal y disminuir su metabolismo. Otros son instintivos, conectados genéticamente al cerebro del animal, como un cervatillo que se encrespa y se congela cuando hay depredadores.

Sin embargo, algunas estrategias de supervivencia son comportamientos aprendidos. Es decir, los jóvenes los aprenden de animales mayores que los aprendieron de sus antepasados. Por ejemplo, la mayoría de los depredadores enseñan a sus crías las técnicas de una caza exitosa. En general, parece que cuanto mayor es la complejidad del sistema nervioso del animal, es más probable que se aprendan estrategias en lugar de instintivas. Los tiburones, con un sistema nervioso relativamente simple, cazan por instinto y no necesitan instrucción sobre cómo hacerlo. Los leones, con un sistema complejo, deben aprender las técnicas de sigilo, acecho y ataque.

Nuevamente, en la mayoría de los animales, las estrategias no son decisiones conscientes, sino respuestas a estímulos como el hambre, la sed, la asfixia, el miedo o el agotamiento. Si las condiciones cambian y la estrategia instintiva es peligrosa en lugar de beneficiosa, el animal puede morir. Por ejemplo, la respuesta de congelación del cervatillo al miedo sería mortal si no hubiera un lugar donde esconderse mientras está congelado. La estrategia del buey almizclero es formar un círculo estacionario con los jóvenes en el centro y los miembros mayores mirando hacia afuera, en lugar de huir. Esto es excelente contra los lobos, pero mortal cuando se enfrenta a lanzas y pistolas (perfecto, sin embargo, para la estrategia de supervivencia humana de la caza grupal con armas). El buey almizclero no puede decidir conscientemente que esta estrategia no está funcionando y que deben probar otra.

La combinación de respuestas genéticas y aprendidas a los estímulos crea la reacción de un animal a los estímulos. Por ejemplo, la reacción instintiva dictada genéticamente a una amenaza para la autoconservación es el síndrome de "lucha o huida". Cuando se ve amenazado, un animal sufre varios cambios fisiológicos que se han integrado genéticamente en el cuerpo del animal. Los cambios incluyen un aumento de la frecuencia respiratoria para proporcionar más oxígeno a los músculos, un latido cardíaco acelerado para acelerar el flujo sanguíneo, una disminución de la sensibilidad al dolor y cambios en el torrente sanguíneo, incluida una inyección de adrenalina y desviación de la sangre. los órganos a los músculos. Estos cambios fisiológicos preparan al animal para luchar por la supervivencia o huir del peligro.

Sin embargo, las respuestas aprendidas pueden mitigar lo instintivo, dependiendo de la complejidad del sistema nervioso del animal. Esa complejidad aumenta las opciones de un animal para reaccionar a los estímulos. Por ejemplo, una ameba evitará un campo eléctrico automáticamente, una reacción instintiva no mitigada por una estrategia de supervivencia. Una rata hambrienta, sin embargo, correrá a través de una rejilla electrificada que le dará golpes dolorosos si hay comida en el otro lado. Puede aprender una estrategia de supervivencia: los choques, aunque causan los cambios fisiológicos instintivos de lucha o huida, no lo matarán. El hambre lo hará.

AUTOPRESERVACIÓN Y SERES HUMANOS

Todo lo anterior se aplica a los humanos tanto como a cualquier otro animal: los humanos desean la supervivencia personal, buscan comida, bebida, descanso, el sexo encajan en nichos deben adaptarse a las condiciones cambiantes.

Los seres humanos están sujetos a los mismos estímulos y reacciones que cualquier otro animal. El hambre, la sed, la asfixia, el miedo y el agotamiento son sensaciones físicas que provocan reacciones físicas instintivas. La mayoría de estas reacciones son desagradables y las personas evitan los estímulos que las provocan o, si son inevitables, toman medidas para reducirlas. Así, comes cuando tienes hambre, bebes cuando tienes sed, luchas por respirar, huyes de situaciones peligrosas, duermes. En cualquier caso, las reacciones son buenas porque te dicen que estás en una situación que podría resultar en lesiones o la muerte. Estas respuestas son instintivas y no tenemos más control sobre ellas que sobre el color de nuestros ojos.

De hecho, tenemos control sobre el color de nuestros ojos. La razón por la que lo hacemos es por qué nuestro enfoque de la autoconservación es diferente al de todas las demás criaturas. Tenemos un cerebro que es capaz de percibir y resolver problemas. Cambiamos nuestro color de ojos con lentes de contacto. Reaccionamos ante una situación amenazante aplicando nuestro cerebro al problema y encontrando una solución.

The difference between humans and other animals is that, unlike any other animal (as far as we know), we can and do consciously respond or alter our response to a stimulus. The greatest example lies in the existence of amusement parks, where people deliberately subject themselves to stimuli that any other creature on earth would go to great lengths to avoid. Imagine, if you can, the reaction of a dog to a roller coaster. If it didn't leap out at the first movement, it would cringe in bottom of the car until it probably had a heart attack. Yet, humans go on such rides for fun, our minds accepting that the ride is safe, and thus control the terror such a thing would cause in any other creature.

Indeed, the physical manifestations of the stress of the workplace, such as ulcers, headaches, nervous breakdowns, is often considered a result of the fight or flight syndrome at work on the body, while the mind is required to remain under stimuli that no other creature would willing accept. For example, being bawled out by your boss would, in another animal, cause a fight or the chastised to run. Humans, though, stand, listen, nod their heads, say "yes, I understand" and go back to work (probably muttering uncomplimentary comments about the boss under their breath).

Even more, humans can alter rather than merely adapt to the environments in which we find ourselves to enhance our chances for survival. The invention of agriculture and the domestication of animals improved the food supply the building of dwellings enhanced shelter from the elements science and medicine have greatly increased human lifespan and the quality of that life. Human ingenuity has altered every aspect of the world to enhance the human life.(2)

However, humans live in an extremely complex society. Thus, self-preservation is a much more complicated proposition than among other animals. Eating to satisfy hunger is more than just finding proper vegetation or hunting shelter for rest and recuperation is more than finding a convenient cave or nest avoiding predators is difficult because it is often hard if not impossible to tell what is a predator (the only real predators on humans are other humans). Even avoiding dangerous situations (such as car crashes) is difficult because of human technology. Things can happen so quickly danger isn't apparent until it's too late to do anything about it.

To deal with the complexity, human society has become, to a large extent, an economic one. That is, the connections between unrelated people is often based on distribution of resources (related people connect more through personal attachment). I will discuss these social factors in human self-preservation in the next chapter.

The above quote is from the popular movie, WALL STREET , starring Michael Douglas. When it was spoken in the movie, it was used as an ironic counterpoint: the character who said it was very successful following the credo, but ultimately it was his downfall. The audience may have though it was poetic justice. The credo, however, is merely a statement of biological necessity.

Greed has an extremely negative connotation for most people. It conjures up images of Ebenezer Scrooge and Shylock, chortling over their gold and ignoring the plights and miseries of others. However, it is actually the gathering of resources, the more the better. Biologically, for any organism that is successful greed is good.

Any form of life must gather resources that allow it to survive and reproduce. The resources may be food, water, sunlight, minerals, vitamins, shelter. Without these things, the organism dies. Since the two most basic purposes of life are to live and to reproduce, it should do everything it can to avoid dying through a lack of resources.

Greed is one organism getting a larger piece of the pie, more of the necessary resources, than other organisms. For example, in the Amazonian rain forest, an occasional tree dies and falls. This leaves an opening to the sun in the continuous canopy of foliage. Plants and trees race each other to grow into that opening. The winners in the race fill the hole the losers die through lack of sunlight. (Attenborough, 1990) The greed for sunlight means life.

Again, as for self-preservation and sex, greed is an instinctive reaction. When presented with resources, the instinct is to grab them, use them, take advantage of them. This isn't a conscious decision. An animal, when starving, wants more food when thirsty, more water. If it means taking it from another animal, that's what it does if it can.

You may ask, what about those animals who feed their offspring, though they're starving themselves? Remember that the second purpose of life is to reproduce. This requires not only producing the young. Once it's born it must be kept alive until it's self-sufficient. If it dies, then all the time, effort and energy to produce it must be repeated to produce another one. However, once it reaches self-sufficiency the parent's genes will, most likely, be passed on to another generation. Keeping the offspring alive, even at the expense of the parent dying, is of paramount importance. Thus, a parent caring for its young at its own expense is not an act of selflessness it's an act of genetic selfishness.

You may also point out that humans avoid being greedy. In fact, being greedy is something that is scorned, something to be ashamed of. Once again, as for self-preservation and reproduction, it's because humans are unique -- we have a conscious mind that influences their biological instincts. How that works is the topic of the next chapter.

NOTES

1There is a theory of critical mass, that the gene pool for a species must be large enough (that is, the breeding population must be large enough) to provide enough variations to counter adverse conditions or events. For example, the African cheetah population appears to be descended from only a few individuals apparently most of the species fell prey to a disease that only a few survived because of a genetic immunity. Those few represented a gene pool too small to provide much in the way of variation, and there is a fear that something, perhaps another disease to which the current population has no genetic immunity, will kill off the remaining cheetahs.
Return

2 Of course, we can also argue that this same ingenuity has enhanced human life to the point that human life, and all other life on earth, is threatened. The human ability to alter the environment to help people survive has allowed so many people to survive that the Earth itself, which is need to support them, many not survive.
Return


Food Components

Food is a complex combination of numerous components which can be classified into nutrients and non-nutrients. Nutrients have been traditionally classified as macronutrients and micronutrients. Plants and animals do not have identical nutrient requirements and produce nutrient metabolites that may not be common to each other. Micronutrients, which include vitamins and minerals, are needed in only small amounts, and are required for the proper function of important proteins and enzymes. Macronutrients, which include carbohydrates, proteins, and fats, are typically needed in large amounts. The benefits of consuming macronutrients are self-evident since their subunits serve as building blocks of cellular structures and as energy substrates in all organisms. Some species are unable to synthesize key metabolites needed for survival, and thus must obtain these from other species. These essential metabolites, along with minerals, make up a class of substances referred to as essential nutrients. Non-nutrient components of food are those that cannot be categorized as either macronutrients or micronutrients. These substances include both natural and synthetic compounds. They can be beneficial (p.ej. fiber, and some polyphenolic compounds produced by plants), non-beneficial (p.ej. many food additives, and preservatives) or even toxic (p.ej. xenobiotics, and antibiotics, also some plant-derived polyphenolic compounds) [34,35]. It has become evident that both nutrients and non-nutrients, as well as their metabolites, have the capacity to modulate gene expression, protein function and epigenome [36-38].

The potential of macronutrients and their metabolites to regulate metabolic function is typically taken for granted. For example, the monosaccharide fructose is commonly used as a sweetener in commercially prepared foods and is present in these foods at exceedingly high amounts compared to natural foods [39]. Fructose is known to stimulate de novo lipid synthesis in the liver and to induce endoplasmic reticulum stress in many cell types [40,41]. In general, excess glucose and fructose induce cellular stress which leads to the development of insulin resistance and fatty liver disease [40,42,43]. Certain amino acids have been shown to act as signaling molecules to regulate cellular growth and proliferation via mTOR (mechanistic target of rapamycin) [44,45], whose function has been implicated in many human diseases [46]. Some fatty acids from fats and oils serve as ligands for G protein-coupled receptors as well as for transcription factors belonging to the nuclear receptor family of transcription factors [47,48], and therefore regulate cellular processes and gene expression [49]. Saturated fatty acids have long been the focus of investigation as high intake of saturated fats was considered to be a risk factor for cardiovascular diseases [50], however subsequent studies have not provided strong evidence for causality [9]. This may be partly attributable to the wide range of biological activities associated with different fatty acids species [51]. Palmitic acid, a fatty acid species that is enriched in the Western-style diet, is a potent inducer of endoplasmic reticulum stress whereas oleic acid, a fatty acid prominent in the Mediterranean diet, has been shown to inhibit endoplasmic reticulum stress [52,53]. Importantly, the surplus of nutrients and energy induce endoplasmic reticulum stress and inflammatory responses that lead to systemic metabolic dysregulation [31,32].

Many metabolic diseases caused by micronutrient deficiencies can be corrected by restoring the missing micronutrients in the diet [54,55]. One critical aspect of micronutrient supplementation applied to the general population is overdose. Some of these compounds are potent modulators of nuclear receptors and have serious impacts on the activities of multiple metabolic pathways. For example, deficiency of vitamin A can lead to blindness while its excess is teratogenic. Vitamin D also modulates the expression of many genes that participate in many pathways [56], and its deficiency causes rickets. However, it is not yet known if it is possible to overdose with this micronutrient. Excessive dietary intake of minerals can be equally deleterious, as exemplified by diet-induced hypertension due to high intake of sodium [57].

Other metabolites produced by the mammalian metabolic machinery also play critical roles in metabolism. For example, cholesterol serves as a membrane component, signaling molecule, and precursor for the synthesis of steroid hormones and bile acids [58]. Bile acids aid in the absorption of dietary fats and lipid-soluble compounds, and also act as signaling molecules modulating macronutrient and energy metabolism, inflammatory responses, and detoxification through intracellular ligand-activated nuclear receptors [59]. Gut bacteria are capable of metabolizing bile acids and one of the products is a secondary bile acid referred to as ursodeoxycholic acid. It is of interest to note that this bile acid and its taurine-conjugated derivative can alleviate endoplasmic reticulum stress by promoting proteostasis [60], and has been shown to be effective in preventing cardiac fibrosis [61,62].

The non-nutrient components of food can be beneficial or non-beneficial. Beneficial ones include fiber and certain types of plant polyphenolic compounds. Dietary fiber, derived from plant-based foods, is not an effective nutrient for humans, but serves as a nutrient for gut microflora. Some of the products generated from dietary fiber include short chain fatty acids (p.ej., butyric and propionic acids) that are absorbed in the lower gut and serve as both energy substrates and regulators of host metabolism [63,64]. Plant polyphenolic compounds have been popularized as anti-oxidants. However, there are numerous polyphenolic compounds present in plants, and these compounds likely have a wide range of biological activities and effects on human metabolism [65,66]. A polyphenolic-rich extract prepared from potatoes exhibits beneficial activity by attenuating weight gain in mice fed with obesity-inducing high fat diet [67]. There is also emerging evidence for the modulating effect of polyphenols on the composition and metabolic activity of gut microbiota that provides potential benefits to the host [68]. Not all polyphenolic compounds are beneficial, as some compounds such as caffeic acid and genistein may be carcinogenic or genotoxic at high dosage [34,69,70]. It is commonly assumed that synthetic food additives (colorants, preservatives, sweeteners) do not have effects on metabolism, but this assumption should be tested regularly to ensure food safety. Other xenobiotics (p.ej. pollutants, drugs, and agricultural chemicals) that find their way into the food supply can influence human health directly, by disrupting normal metabolic processes, or indirectly, by influencing the composition of the gut microbiota [71]. All food components likely work together to drive metabolic processes in every cell of the body.


Specific Metals

6.1 Levels in Human Tissues and Fluids

Blood, plasma, serum, and urinary nickel measurements can be useful monitors of environmental or occupational exposures. Normal levels of nickel in unexposed adults are reported to be in the range of 0.05-0.1 μg Ni/L serum and 0.5-4.0 mg Ni/g creatinine in urine ( WHO, 1991 ). In a study of whole-blood and plasma measurements of nickel in patients with metal-on-metal hip replacements, median blood nickel levels were found by ICP-MS to be ∼51 nmol/L ( Newton et al., 2012 ). In a study of age and dietary supplements, urine nickel concentrations were slightly higher in older subjects (age 18-30 years vs. 31-46 years) ( Darsow et al., 2012 ). In a study of nickel-allergic individuals compared to healthy controls, both groups had similar levels of urinary nickel ( Christensen et al., 1999 ). In a study of Finnish factory workers ( Kiilunen et al., 1997b ), after-shift urinary concentrations of nickel were 0.1-2 μmol/ L and remained elevated after a 2-4-week vacation. However, concentrations of urinary nickel in this study showed no correlation with nickel concentrations in the air. In a more recent study of stainless steel welders and steel grinders ( Stridsklev et al., 2007 ), air levels of nickel were measured at 25 μg/m 3 , and urinary nickel levels before and just after work of 3.39 and 4.56 μg Ni/g creatine were reported, indicating work-shift exposure for the grinders these levels are not significantly different from those of the welders. In a more recent study in German welders (the WELDOX study), median post-shift urine levels of nickel were 2.9 μg/L, and correlated with respirable welding fume levels [r = 0.79, 95% confidence interval (CI) 0.74-0.85] ( Weiss et al., 2012 ). Nickel exposure was found to be higher when welders worked in confined spaces, and was lower when respirator protection was used by the workers. In a Norwegian study of potential nickel exposure from nearby Russian refineries, nickel levels in urine for residents living near the refineries were significantly lower than for urban residents living away from the refineries in areas of high vehicular traffic ( Smith-Sivertsen et al. 1997 ).

Serum levels of nickel generally range from 4 nM to 0.8 μM, (reviewed in Quarles et al., 2011 ), and systemic toxicity can be attributed to serum levels greater than 4.8 μM. In a study of nickel-allergic subjects, nickel levels in serum were significantly lower compared to controls, and perhaps related to the lower dietary intake of nickel-rich foods by the sensitive individuals ( Christensen et al., 1999 ). In some metal-on-metal hip replacement patients, nickel levels were reported to be about 2.1-fold above control levels ( Dahlstrand et al., 2009 ). In flux-cored wire (FCW) stainless steel welders exposed to workplace air nickel levels of 50.4 μg/m 3 (ranging from < 2 to 416.7 μg/m 3 ), whole-blood and plasma levels were found to be low (0.84 and 0.57 μg Ni/L, and urine levels were also very low (2.5 μg/g creatine) ( Stridsklev et al., 2004 ). In a subsequent study by the same group comparing steel grinders with welders ( Stridsklev et al., 2007 ), the grinders had blood and serum levels of nickel of 0.87 μg/L and 0.68 μg/L, respectively, comparable to those indices in welders. These values were within detection limit ranges for Ni in whole blood (0.48-1.5 μg Ni/L), plasma (0.3-0.9 μg Ni/L), and urine (0.3 g μ/g creatine). When comparing these values with those of welders using other methods such as MMA ( Stridsklev et al. 1993 ) and tungsten inert gas (TIG) ( Stridsklev et al. 1994 ) welding, the levels of nickel in biological fluids were the same or slightly higher in FCW welders than in MMA welders, and were lower for the FCW welders compared to TIG welders. When measuring blood, plasma, and serum levels of nickel, investigators should consider the use of nonstainless steel needles (i.e. plastic cannulae) due to the potential for unintended Ni contamination of the samples, although new evidence finds no significant difference (by analysis of variance) in blood Ni levels using metal needle or plastic canula blood collection methods ( Hodnett et al., 2012 ).

The lungs have been found to contain the highest concentration of retained nickel in humans with no known occupational exposure. Reported levels of nickel in the lungs of autopsied U.S. subjects ranged from 1.8 and 2.1 μg/cm 2 of lung surface area ( Edelman and Roggli, 1989 ). The pulmonary burden of nickel has been shown to increase with age ( Kollmeier et al., 1987 ). Blood nickel measurements in smokers ranges from 0.01 to 0.42 μg Ni/L, not much higher than in nonsmokers (0.01-0.26 μg Ni/L) however, nickel in the urine of smokers (< 0.01-8.20 μg/L, median) is significantly higher than in nonsmokers (< 0.01-4.60 μg Ni/L) ( Stojanovic et al., 2004 ).


Potential Health Benefit of Garlic Based on Human Intervention Studies: A Brief Overview

Garlic is a polyphenolic and organosulfur enriched nutraceutical spice consumed since ancient times. Garlic and its secondary metabolites have shown excellent health-promoting and disease-preventing effects on many human common diseases, such as cancer, cardiovascular and metabolic disorders, blood pressure, and diabetes, through its antioxidant, anti-inflammatory, and lipid-lowering properties, as demonstrated in several in vitro, in vivo, and clinical studies. The present review aims to provide a comprehensive overview on the consumption of garlic, garlic preparation, garlic extract, and garlic extract-derived bioactive constituents on oxidative stress, inflammation, cancer, cardiovascular and metabolic disorders, skin, bone, and other common diseases. Among the 83 human interventional trials considered, the consumption of garlic has been reported to modulate multiple biomarkers of different diseases in addition, its combination with drugs or other food matrices has been shown to be safe and to prolong their therapeutic effects. The rapid metabolism and poor bioavailability that have limited the therapeutic use of garlic in the last years are also discussed.

Palabras clave: garlic metabolism and bioavailability polyphenols health benefits sulfur-containing compounds.

Declaracion de conflicto de interes

The authors declare no conflicts of interest.

Cifras

Schematic illustration of absorption, metabolism,…

Schematic illustration of absorption, metabolism, and distribution of garlic organosulfur compounds in the…

Schematic representation of garlic modulation…

Schematic representation of garlic modulation of biomarkers in cancer, antioxidant activities, cardiovascular disease,…


What Is the Chemical Composition of Blood?

Blood is slightly denser and is approximately three to four times more viscous than water. Blood consists of cells that are suspended in a liquid. As with other suspensions, the components of blood can be separated by filtration. However, the most common method of separating blood is to centrifuge (spin) it. Three layers are visible in centrifuged blood. The straw-colored liquid portion, called plasma, forms at the top (

55%). The buffy coat, a thin cream-colored layer consisting of white blood cells and platelets forms below the plasma, while red blood cells comprise the heavy bottom portion of the separated mixture (


Cord Blood: What You Need to Know

July is National Cord Blood Awareness Month, and it’s the perfect time to learn more about cord blood—a biological product regulated by the Food and Drug Administration. Found in the blood vessels of the placenta and the umbilical cord, cord blood is collected after a baby is born and after the umbilical cord is cut—an important point.

“Because cord blood is typically collected after the baby is delivered and the cord is cut, the procedure is generally safe for the mother and baby,” explains Keith Wonnacott, Ph.D., Chief of the Cellular Therapies Branch in FDA’s Office of Cellular, Tissue, and Gene Therapies.

Approved Uses

Cord blood is approved only for use in “hematopoietic stem cell transplantation” procedures, which are done in patients with disorders affecting the hematopoietic (blood forming) system. Cord blood contains blood-forming stem cells that can be used in the treatment of patients with blood cancers such as leukemias and lymphomas, as well as certain disorders of the blood and immune systems, such as sickle cell disease and Wiskott-Aldrich syndrome.

“Cord blood is useful because it is a source of stem cells that form into blood cells. Cord blood can be used for transplantation in people who need regeneration, that is, ‘regrowth,’ of these blood-forming cells,” Wonnacott says.

For instance, in many cancer patients, the disease is found in the blood cells. Chemotherapy treatment of these patients kills both cancer cells and the healthy blood-forming stem cells. Transplanted stem cells from cord blood can help regrow the healthy blood cells after the chemotherapy.

However, cord blood is not a cure-all.

“Because cord blood contains stem cells, there have been stem cell fraud cases related to cord blood,” says Wonnacott. “Consumers may think that stem cells can cure any disease, but science doesn’t show this to be the case. Patients should be skeptical if cord blood is being promoted for uses other than blood stem cell regeneration.”

About Cord Blood Banking

After cord blood is collected, it is frozen and can be safely stored for many years. “The method of freezing, called ‘cryopreservation,’ is very important to maintain the integrity of the cells,” Wonnacott says. “Cord blood needs to be stored carefully.”

You may choose to store your baby’s cord blood in a private bank so it can be available if needed in the future by your child or first- or second-degree relatives. Private cord banks typically charge fees for blood collection and storage.

Or you may donate the cord blood to a public bank so that doctors can use for a patient who needs a hematopoietic stem cell transplant.

FDA regulates cord blood in different ways, depending on the source, level of processing and intended use.

Cord blood stored for personal use, for use in first- or second-degree relatives, and that also meets other criteria in FDA’s regulations, does not require the agency’s approval before use. Private cord banks must still comply with other FDA requirements, including establishment registration and listing, current good tissue practice regulations, and donor screening and testing for infectious diseases (except when cord blood is used for the original donor). These FDA requirements ensure safety of these products by minimizing the risk of contamination and transmission of infectious diseases.

Cord blood stored for use by a patient unrelated to the donor meets the legal definitions of both a “drug” and a “biological product.” Cord blood in this category must meet additional requirements and be licensed under a biologics license application, or be the subject of an investigational new drug application before use. The FDA requirements help to ensure that these products are safe and effective for their intended use.

Not every cord blood unit will meet requirements for public banking, adds Safa Karandish, M.T., an FDA consumer safety officer. If that happens, some of this donated cord blood may be used for non-clinical research.

Tips for Consumers

If you’re considering donating to a cord blood bank, you should look into your options during your pregnancy to have enough time to decide before your baby is born. For public banking, ask whether your delivery hospital participates in a cord blood banking program.

If you have questions about collection procedures and risks, or about the donation process, ask your health care provider.

FDA also offers a searchable database that maintains information on registered cord blood banks.

Be skeptical of claims that cord blood is a miracle cure—it is not. Some parents may consider using a private bank as a form of “insurance” against future illness. But remember that, currently, the only approved use of cord blood is for treatment of blood-related illnesses.

Also know that in some cases your stored cord blood may not be suitable for use in the child who donated it. “For instance, you can’t cure some diseases or genetic defects with cord blood that contains the same disease or defect,” Karandish says.

Parents from minority ethnic groups may especially want to consider donation to a public bank, says Wonnacott, because more donations from these populations will help more minority patients who need a stem cell transplant. (The recipients must be “matched” to donors, so doctors are more likely to find a good match among donors from the recipient’s ethnic group.)

“When it comes to public banking, there’s a proven need for cord blood,” Wonnacott says. “And there’s a need especially among minorities to have stem cell transplants available. Cord blood is an excellent source for stem cell transplants.”


Biology Provides Us With Our Everyday Home Comforts

Last but not least, you may not realise just how reliant we are on Biology in our homes. Although the use of renewable energy is on the rise, we are still using up fossil fuels to provide us with heat, such as oil and coal.

These fuels are the remnants of living organisms that graced our planets hundreds of millions of years ago, which are turned into energy sources like oil, natural gas and coal. Now that we are so much more aware of the dangers of carbon dioxide though, which is released as waste from these fossil fuels, humans are now investigating new Eco-friendly sources such as solar power with lots of homeowners opting for solar panels on their roofs.

During the course of your Biology studies, biology tutors will no doubt teach you about efficiency within the home, which is becoming more and more of a focus for homeowners due to the large environmental footprint that traditional heating sources leave.

Thanks to solar energy for heating, insulated walls, double or triple-glazed windows and airtight spaces for retaining this heat, many houses are now able to conserve energy instead of creating additional energy and thus cause less overall waste.



Comentarios:

  1. Faera

    Ni siquiera me atrevo a llamarlo un artículo.

  2. Lamar

    Voluntariamente acepto.

  3. Yeoman

    En ella algo es. Ahora todo está claro, agradezco la información.



Escribe un mensaje